Corre que te alcanzo

 :: East Blue :: Loguetown

Ir abajo

Corre que te alcanzo

Mensaje por Invitado el Mar Jul 19, 2011 12:55 pm

1,2,3
-Puede me busquen en un mes.-

4,5,6
-O pueden no buscarme tal vez.-

7,8,9
-Espero me esperen para partir.-


Susurraba para si misma mientras se alejaba del lugar donde había dejado a sus casi muy probables nuevos compañeros de viaje. La verdad los conocía muy poco y no sabía si se preocuparían al no verla en el lugar y la hora en que se citaron; pues se había alejado de ellos en vez de seguirlos. Razón?, simple gusto. En realidad mientras ellos arreglaban sus asuntos pendientes, ella quería seguir recorriendo sus alrededores además de que un poco de privacidad no le vendría mal, a pesar de contar con ella desde hace ya 2 años.

-Me preguntó si será difícil acostumbrarme a la compañía de esos dos.-

Se preguntó al observar por unos instantes el cielo. Un cielo nublado, en el cual solo desfilaban aquellas nubes grises haciendo aviso a una posible tormenta, pues el viento hacia su majestuosa prescencia salvandola de una clima sofocantemente caluroso. A lo lejos, podía observar a dos sujetos, en lo que parecía una pequeña rencilla y alrededor de ellos a otros dos más, observando la disputa. Yami, como era su costumbre, sin siquiera preguntarse el porqué de aquello, simplemente se acercó, colocandose a un lado de los observadores, quienes la vieron con cara de ´WTF? que hace una niña aquí?´´; claro fue que Yami no se percató de aquello último.

-Jaajaja, tu a quién le vas?, yo voy por el rojito!..-

Decía la chica a la nada, o más bien se dirigía a uno de los espectadores, pero al no tener contacto visual con ninguno de ellos, pareciera y la joven hablara sola.

-Ahmm... escuincla... no sabes que estar aquí puede ser peligroso?.-

Preguntó el más cercano a ella, mientras en el rostro de la chica, claramente se dibujaba el asombro y el terror, tras escuchar aquella voz que le había resultado realmente escalofriante. Lo observó de reojo, y luego vió al otro presente, olvidandose por completo de los que peleaban. Una gotita de sudor al puro estilo de anime resbalaba por la nuca de la chica. De nuevo te has metido en problemas no?...

´´Pervertido a la vista, pervertido a la vista!!! REACCIONAAAA!!!´´

-Pff, que dice?...- Respondió nerviosa tratando de pensar en algua forma de alejarse de aquellos hombres. -MIRE!!!! AYA ARRIBA!!!...-

Exclamó fuertemente mientras señalaba al lado contrario de donde se encontraban. Claro estaba que la chica no se le había ocurrido nada mas que el ´´te distraigo, huyo y haber si me alcansas´´ , en el cuál curiosamente ambos hombres, incluso los de la rencilla, cayeron, volteando rápidamente y asustados a donde la chica les apuntaba. Ni tarde ni perezosa Yami aprovecho para salir corriendo de ahí, buscado un lugar a donde dirigirse y perderlos de vista, pues los sujetos se dieron cuenta, pero solo dos de ellos optaron por perseguirla. Después de correr y llevar un poco de delantera, se escondió detrás de un árbol. Sí, detrás de un simple árbol, pero vamos, los sujetos no parecían ser muy intteligentes que digamos, por lo que simplemente se quedó ahí escondida de ellos, mientras esperaba se marcharan; lo único que se preguntaba era el qué debía hacer si llegaban a descubrirla, contarles algún cuento de medicina?, por que nisiquiera un arma cargaba consigo en esos momentos, al menos que un encendedor, el cuál robó de un sujeto en uno de sus viajes, pudiera considerarse un arma.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Corre que te alcanzo

Mensaje por Invitado el Mar Jul 19, 2011 2:33 pm

El marine caminaba por aquellas calles, buscando un lugar donde poder descansar de preferencia el cuartel de la marina, para eso debia cruzas varias cuadras y llegar a aquel recinto de seguridad. En eso observo una posible situaciòn extraña, una joven corriendo y atras a los pocos segundos dos hombres persiguiendola. Fue muy extraño la joven no parecia ser una amenaza para dos hombres de esas contexturas fisicas, por lo cual dedujo que los que querian cometer un acto no permitido eran los dos hombres, el cansancio era marcado pero por lo que se veia los hombres no presentarian ningun riesgo para el espadachìn por lo cual saliò a correrlos dando la voz de alto, la joven continuò hasta perder de vista a todos. Los dos hombres detubieron su andar rapidamente al escuchar la voz del marine que les ordeno alejarse del lugar ràpidamente. Siguiò hasta encontrar a la joven que se hallaba oculta tras un arbol pero de una forma muy poco efectiva, era claro que si los hombres continuaban persiguiendola no les hubiese costado demaciado capturarla.

Llegò donde se encontraba ella y lo primero que menciono al notar que era solamente una joven asustada - Se encuentra bien? - Pregunto con tono serio y formal como era caracteristico de el, y a pesar de que era una joven no mostraria una actitud que no era comoda para el vendado, siendo la seriedad lo que mejor se le da - Ya aleje a ambos hombres, ya no te perseguiran - Dijò para dejar tranquila a la joven de inocente actitud, esperando que se repusiera de la situaciòn y se acomodara.

Para alguien no acostumbrado, esas situaciones podìan causar ciertos traumas, sobre todo a la hora de caminar las calles de la ciudad por lo cual el marine necesitaba ser persuasivo y darle la certeza de que algo parecido no volveria a ocurrir y es que en realidad el esperaba que algo asì no volviera a suceder. Se mostrò firme ante la situaciòn y actuando como un capacitado teniente de la marina capaz de brindarle toda la ayuda que necesitara.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Corre que te alcanzo

Mensaje por Invitado el Mar Jul 19, 2011 3:16 pm

Ahí estaba la chica, detrás de aquel árbol que no la cubría en lo absoluto; sin embargo logró observar como lo hombres comenzaban a alejarse gracias a la aparición de otro. Se dió media vuelta y se dejó resvalar por el tronco, quedando sentada en el suelo mientras tomaba aire de nueva cuenta. Al estar ahí comenzó a escuchar como alguien se acercaba; pero no paso mucho tiempo para escuchar la voz de esa persona. Inebitablemente Yami sintió como un escalofrío le recorrió el cuerpo al escuchar a alguien hablar de aquella forma tan seria; tal vez y era por que no estaba acostumbrada a eso. Su rostro observaba el suelo, pero luego fue alzandolo, recorriendo lentamente con su mirar el trayecto que le guíaba la silueta frente a ella. Sus ojos dejaban ver lo sorprendida que estaba al notar como aquella persona estaba totalmente vendada.

´´Se quemó?, por eso su cuerpo esta vendado!! o...´´


-Ahm.. si. estoy bien!!..-

Respondió algremente mientras se levantaba presurosa del suelo. La verdad era que Yami ya estaba un poco acostumbrada a meterse en líos, que nunca media la magnitud de estos; por lo cuál, aveces, dentro de su retorcida mente, llegaba a divertirse. Al estar de pie frente al hombre lo observó unos instantes. Acercó su rostro al de el observando sus ojos, después se distanció y comenzó a caminar alrededor de el; pero conforme mas lo veía, ese sujeto le daba mas curiosidad por saber que es lo que había debajo de todo ese vendaje.

´´...una momia, una momia, ES UNA MOMIA!!!´´

-Una pregunta... si llueve, cuanto tarda en secarse?..-

Le preguntó al colocarse frente a el de nuevo, observando como unos cuantos cabellos salian de aquellas vendas. Para luego tomar su brazo y levantarlo un poco.

´´Para ser una momia no esta tan flaco´´





Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Corre que te alcanzo

Mensaje por Invitado el Mar Jul 19, 2011 4:35 pm

La sorpresa se implanto en el marine, la actitud de aquella joven al parecer era de curiosidad algo muy similar a lo que presenta el joven de apariencia momificada cuando nota algo desconocido y es que un sujeto cubierto completamente de vendas no era algo normal. Era natural ver la mirada de intriga de aquella joven pero algo le parecio completamente ilogico y fue aquella pregunta que al parecer no tenìa nada que ver con nada a lo cual respondio - Lo mismo que todo el mundo - Mencionò un tanto dubitativo, ante la respuesta que estaba presentando. El cansancio estaba manifiesto en el joven marine que perdìa las pocas energias que le restaban con acciones simples como caminar o hablar, por lo cual se sento momentaneamente apoyando su espalda contra el arbol, para preguntar - Que andas haciendo por las calles de la ciudad sola?, una joven como tu puede sufrir muchos percanses - Preguntò como con una especie de preocupaciòn pero era simplemente como dando un consejo para terminar la frace - Sobre todo con sujetos como los de recien - Mencionando algo sumamente obvio.

El dìa se ponìa cada vez peor por lo cual ambos necesitaban resguardarse por la posible tormenta que podrìa iniciarse repentinamente y teniendo en cuanta la falta de energia que acechaba al marine la idea perfecta era ir a un restaurante o algo por el estilo. Para esto esperò la respuesta de la joven y una vez terminò le mencionò su idea - El dìa esta empeorando, que tal si vamos a comer - Al terminò se escuchaba un ruido proveniente del estomago del espadachìn acompañando la proposiciòn.

Era perfecto porque la joven al parecer no debìa hacer mucho y el marine estaba fuera de serviciò por lo cual tenìa la libertad de hacer lo que tubiera ganas ademàs que necesitaba reponer energias urgentemente la mejor manera era comer y luego descansar en algun lugar comodo, recordaba que hacìa tiempo no veìa a su càpitan y necesitaba contactarse con el para darle los informes de todo lo que habìa sucedido despues de todo se encontraba en el lugar para vigilar por la presunta actividad pirata dentro de la ciudad.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Corre que te alcanzo

Mensaje por Invitado el Mar Jul 19, 2011 5:24 pm

- Que andas haciendo por las calles de la ciudad sola?, una joven como tu puede sufrir muchos percanses -

Escuchó del presente cuando lo vió sentarse, lucía algo cansado a la vista de la joven. Yami, con sumo cuidado se agachó colocandose en cuclillas para observar más de cerca al sujeto. Le parecía entretenido el solo hecho de observar a quien se encontraba frente a ella, tenía la loca idea de que tal vez si lo analizaba con más cuidado podría descubrir algo en el; pero también se había dado cuenta de que debía dejar de observarlo así, pues podría llegar a hacerlo sentir incómodo.

-Bueno... digamos que solo paseo..y sobre los sujetos, creo estar ya un poco acostumbrada, pero increíblemente siempre hay algo o alguien que me safa del apuro... esta vez le tocó a usted, así que gracias.-
Respondió sonriendo amablemente al chico -Lo noto cansado, esta bien?.-

Preguntó tranquila mientras recuperaba su postura y se levantaba por completo. Jamás solía entablar comunicación con aquellas personas, hombres y mujeres que le han salvado de peligros anteriores, puesto que para ella era un poco difícil el hacerse de nuevas compañias; sin embargo, con esa persona lo hacía, y lo que era más raro, quería saber quién era. Con gentileza y cuidado, le ofreció su mano al chico para que le sirviera de apoyo y se levantara al momento de escuchar su propuesta de ir a comer, además del ruido de su estómago, por lo cual no pudo evitar sonreír, tratando de controlar la carcajada que estuvo a punto de soltar.

-Invitación aceptada, pero le he de advertir que no suelo ser como cualquier chica que piden la ensalada del menú..- Decía para tratar de asustarle un poco, aunque fuera de una forma un tanto infantíl. -Y... cual es el nombre de mi acompañante?.-

Terminó preguntando mientras comenzaban a caminar en dirección al restaurante mas cercano que se pudiesen encontrar, el sujeto se veía débil, por lo que en el transcurso del camino, Yami, aunque no dijo nada, estuvo al pendiente por si le sucedía algo.




Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Corre que te alcanzo

Mensaje por Invitado el Mar Jul 19, 2011 8:36 pm

La ayuda fue bien intencionada, pero casi como molestandole el marine con aires de autosuficiencia, se levanto dificultosamente apoyandose con el arbol sin aprovechar la ayuda brindada y es que la personalidad insegura del joven lo obligaba a tener actitudes de ese tipo. Al mismo tiempo que respondía la pregunta que le había hecho - Si me encuentro bien - Dijó, obviamente siendo algo que no era verdad, el cansancio fisico era apreciable en el espadachín. Comenzaron a caminar ambos con dirección a una tienda de comida de por la zona, mencionando su nombre - Soy Fulco - Mencionó, quitando sus vendas de su rostro y mostrando su rostros, algo poco comun en el joven marine, pero las vendas en ese momento eran sumamente perjudiciales para el joven de piel oscura, mostrando que fisicamente era como cualquier persona normal.

Ya no faltaba practicamente nada para que la tormenta comenzara pero era poco lo que faltaba recorrer para llegar al lugar al que se dirigian. Una pequeña tienda de comida rapida a unas dos cuadras, unas gotas comenzaban a caer pero eran casi imperceptibles, caminaban con tranquilidad ambos y el joven no pudo evitar preguntar - A que te dedicas? - Con un tono tranquilo, mostrando una mirada de cansancio, acompañado de una caminata con muy poca energia, los pies practicamente eran arrastrados por el suelo y es que cinco peleas al hilo sin descanso no eran nada positivo.

Ambos llegaron al lugar y como cortesia, claro que era un punto positivo en la actitud del joven marine, le dio el paso libre para que la joven ingresara primero. Se sentaron ambos y al estar algo lleno aquel lugar, tardaron unos minutos en atenderlos y es que siendo un lugar pequeño y ser solamente una persona la que atendía, tardar unos minutos era logico. Llegaron a ser atendidos y el marine pidio un tipico plato de ramen mientras que esperaba a que la joven pidiera lo que quisiera, mencionandole - Pago yo - Dandole a entender que podía pedir lo que quisiera.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Corre que te alcanzo

Mensaje por Invitado el Mar Jul 19, 2011 11:24 pm

No tomo su mano como apoyo, pero tampoco era algo que lo obligaría a hacer, ya que la verdad, el sujeto despertaba cierto miedo en Yami, aunque ésta última lo disimulara muy bien. Escuchó su nombre y por su mente comenzaron a indagar algunas ideas del porqué un nombre tan raro, pero por más que pensó y pensó no logró decifrarlo. Sacudió un par de veces su cabeza para alejar aquellos pensamientos y observó al chico que caminaba a su lado, lo hacía un poco rengo a la vista de Yami; pero no fue eso lo que llamó su atención, si no el hecho de que se quitó las vendas de la cabeza, dejandole ver que no era una momia y que tendría que cancelar esa entrevista con ´´descubriendo mundos´´ -Algo que solo existe en su mente- , claro, una entrevista que solo en su cabeza se llevaba acabo. Las palabras de su acompañante nuevamente la sacaron de sus pensamientos.

-Ha?, a qué me dedico?- Repetió torpemente su pregunta. -Bueno, en sí, me dedico a viajar por toda zona a la que pueda entrar; necesito recaudar conocimientos médicos para mis estudios.-

Respondió felizmente mientras se acercaban al lugar donde comerían. Al llegar al sitio, el joven la dejó pasar primero, gesto a lo que Yami simplemente respondió con una amable sonrisa para después sentarse y esperar a que los antendieran. Al paso de unos minutos escuchó a su compañero ordenar ramen, y después decir que el pagaba.

-Bueno.. yo quiero al igual que el ramen, pero además quiero arroz, mucho arroz como para unas 3 personas y una jarra de té helado.-

Tal vez y había sido mala idea para su compañero decirle sobre el pago, pero eso no lo sabría hasta que le dieran la cuenta. La persona que los atendía se retiro y entonces se hizo presente un silencio incómodo entre aquellos dos que compartían la mesa. Bueno, tal vez y solo para Fulco ya que Yami se la pasó observandolo por un tiempo. Se preguntaba una y otra vez si no tendría calor con todas aquellas vendas rodeandolo. Después de unos momentos, el sujeto que les había atendido llegó con los platillos, colocandolos en la mesa con respetivo órden.

-Bien, Itadakimazu!.- Había dicho la joven ´´provecho´´ en japones mientras se preparaba para incarle el diente a su primer platillo. -Fulco, usted a qué se dedica?, cuál es su objetivo en la vida?, y ahm... algo que no tiene que ver con eso pero igual me causa curiosidad, hace cuanto vive ahí, dentro de todo ese vendaje?.-

Preguntó mostrando curiosidad por aquel sujeto frente a ella, y se disponía a comer de sus sagrados alimentos mientras esperaba las respuestas.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Corre que te alcanzo

Mensaje por Invitado el Miér Jul 20, 2011 1:27 am

- Medicina - Exclamó con cierto tono de sorpresa el joven, repasando por su mente el pensamiento *Que interesante* - También viajar es interesante - Dijo al momento de llegar al lugar, indicó que la joven tenía el paso para entrar atrás de ella. Ya había hecho su orden el joven marine y luego de el la joven disparó su pedido, ramen, mucho arroz y una jarra de té helado, algo bastante excesivo para una joven de un tamaño tan pequeño y al notar que ella se estaba aprovechando de la caballerosidad del espadachín este la miro mientras hacía su pedido para alejar su vista hacía el frente y emitir una leve sonrisa, algo muy inusual en el vendado. El marine que se mantenía constantemente siendo observado por la joven, había despertado en aquel lugar una sensación de incomodidad para luego romperse con una serie de preguntas algo casuales.

- Soy teniente de la marina, básicamente me dedico a eso - Dijo respondiendo a su primer pregunta - Objetivo? - Re-preguntó repasando una respuesta que se ajustara a lo que en verdad no tenía una respuesta clara - Creo que llegar a ser almirante y ser el mejor espadachín del mundo, algo pretencioso eh? - Mencionó con un tono de sarcasmo aquella ultima pregunta, para terminar por responder - Ya van tantos años que no lo recuerdo - Concluyó para continuar su comida a la que había brindado un rezo como su religión lo indicaba.

Dio fin a su comida para hacer una reverencia nuevamente agradeciendo esta y comentó y permaneció observando como la joven terminaba de comer con un rostro de seriedad, en lo que repentinamente se escucha un grito que alerto al marine rápidamente. Dio vuelta su cabeza, para situar su mirada en lo que genero aquel ruido, un criminal con una espada entró en el local haciendo uso de la fuerza para extraer dinero y algunas pertenencias de valor de los allí presentes y de la boca del ahora levemente recuperado marine se disparo una advertencia - Alto ahí - Exclamó con fuerza, levantándose de su asiento y tomando su Wazamono para hacer uso de esta en caso de necesitarlo.

Al parecer aquel sujeto no tenía intención de retirarse del lugar, aunque esto le costara la vida a alguno de los presentes incluyéndose a si mismo. Al parecer lo importante era cuidar la seguridad de todos para esto debía implementar la fuerza, por lo que esperaba que nadie se entrometiera en su camino, intentando ser héroe o algo por el estilo.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Corre que te alcanzo

Mensaje por Invitado el Miér Jul 20, 2011 1:53 am

Mientras se dedicaba a degustar sus alimentos, escuchaba las respuestas que el joven le daba. No era el tipo de respuestas que esperaba, en especial la última, pero por lo pronto tenía que conformarse con ellas; total siendo el un miembro de la marina como así lo había dicho, estaba segura esa no sería la única vez que se verían. Terminó de comer su ramen, y después siguió con el arroz, bebiendo de vez en cuando de su té para no atragantarse con la comida. Notó como su compañero, acabo lo que tenía en su plato, lo cuál hizo y ella se apresurara a terminar, pues era de mala educación hacer esperar a las personas, o al menos eso creía ella. Le quedaba poco menos de 1/4 de su plato de arroz cuando la voz del sujeto frente a ella resonó en el lugar; por lo cuál Yami se sobre saltó un poco, pues se había acostumbrado al silencio de la mesa en donde estaban ellos.

Giró su cabeza y observó a un hombre en la escena, pudo saber rápidamente que era a quién Fulco le había dirigido ese ´´Alto ahí´´, pues el sujeto se encontraba con una espada amenzando a los presentes.

-EY! que te detengas te han dicho!!.-

Expresó rápidamente la joven, levantandose de la mesa y aventandole a la cabeza lo primero que se encontró en el camino, lo cual era el cubierto con el que su compañero había estado comiendo. Tras aquello el sujeto dirigió su mirada hacia aquel par, fue entonces cuando Yami, giró y miró a su compañero sonriendole como toda una sin vergüenza que era.

-Creo que te lo dejaré a ti solo..-

Dijo dandole pequeñas palmaditas en lo que era la espalda de su compañero, para después sentarse de nuevo en su silla y observarlos ahora a ambos. Sabía que Fulco apenas y se movía, tal vez y la comida le había servido para darle energía pero ese chico segía viendose cansado, por lo que apesar de no estar preparada para pelear si fuese necesario lo haría, pero por ahora, dejaría que el Marine se encargara del sujeto que irrumpió la tranquilidad del lugar, o, tal vez y podría divertirse con el debido a la idea que le había cruzado la cabeza, pero para ello, antes neesitaba ver hasta donde llegaban las cosas.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Corre que te alcanzo

Mensaje por Invitado el Miér Jul 20, 2011 1:05 pm

Fue algo sumamente veloz por lo que no todos lograron notarlo lo suficientemente rápido, entre ellos la joven acompañante del marine, que incluso con una tardía reacción intento formar parte aunque sea momentaneamente arrojandole un objeto contundente al criminal, para luego indicarle al vendado que tenía toda la responsabilidad y que encargarse solo. Como esperaba el marine, aquel sujeto criminal intentaria utilizar todos los recursos para conseguir la ventaja en la pelea, pero por la experiencia del marine nada de esto funcionaria, sobre todo teniendo en cuenta que el mairne prefería capturar al criminal antes darle importancia a la gente comun y es que si el criminal escapaba podía matar diez personas en un futuro o cien. Pasó a tomar la delantera, dando unos pasos hacia la ubicación del criminal para acordar distancia entre ambos mencionando - Estamos listos - Pluralizando por el hecho de que pelearian el y su espada, mientras que en su mente pasaba la frace *Somos tu y yo, solamente tu y yo* Dirijido hacia el criminal que claramente no podía escuchar.

La mirada de aquel sujeto cambío radicalmente, este se tornaba más nervioso a cada segundo, las personas ya se habían alejado de su posición pero siendo que aquel sujeto tapaba la puerta ninguno pudo salir. El marine forzo la situación para tener la ventaja, buscando ubicarse de manera que para donde corriera aquel sujeto se encontrara con pared, sabía que tenia la ventaja y su capacidad de pelea era superior, pero no podía confiarse, el cuerpo podía jugarle una mala pasada a pesar de que había recuperado algo de energia.

Las fichas ya estaba puestas sobre la mesa y con un favoritismo claro por el marine, los allí presentes entre llanto y desesperación buscaban la oportunidad de poder escapar del lugar. El marine estaba listo, comenzo dando una carrera de frente hacía donde se encontraba, comenzando por un intercambio de espadasos en los que las espadas chocaban dandole la ventaja a aquel sujeto por la diferencia de energias que había, a pesar de esto el marine estaba tranquilo que solo necesitaba un pequeño paso en falso de aquel sujeto para poner fin al combate. La pelea continuaba a lo largo del lugar, hasta que aproximadamente al minuto tres de pelea el mairne logro dar un corte a la pierna haciendo caer al mismo tiempo una extraña bolsa con algo dentro a lo que no presto mayor atención el marine para luego de unos intercambios más, la una clara ventaja en favor del marine este dio un corte en el brazo lo suficientemente profundo para hacer retroceder y uir a aquel criminal dejando la bolsa en el suelo y la espada que utilizaba tambien.

El joven vendado había logrado controlar la situación de una manera efectiva, guardo su espada y fue tranquilamente a sentarse pidiendo un trago de agua, observando como la gente tranquilamente felicitaba al marine y notaba como este no se encontraba bien, varios preguntando si el criminal había hecho algo sobre el, sin decir una palabra el marine solo negaba con su cabeza. Esperaba poder recuperarse un poco para aunque sea caminar hasta el cuartel. Era importante el hecho de que no hiciera mucha más actividad ya que el desgaste era muy grande.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Corre que te alcanzo

Mensaje por Invitado el Miér Jul 20, 2011 11:16 pm

Observaba desde su asiento a su acompañante y al ladrón. Notó como la desesperación se comenzaba a apoderar de los presentes, pero lamentablemente no podían salir debido a que aquellos dos obstruían el paso a la puerta; sin embargo, mientras el joven que instantes atrás comía con ella acortaba la distancia entre el y el maleante, Yami se levantó de la silla y se dirigió a la ventana más cercana, abriendo esta y ayudando a las personas a salir por ella; si, tantos años bagabundeando le habían enseñado que las ventanas podían servir de mucho en momentos como ese. No obstante, a pesar de contar ya con una salida, algunos amantes de las peleas prefirieron quedarse a observar a aquellos dos espadachínes, la mayoría habían sido hombres. La jovén se mantuvo al margen, pero sin dejar de estar al pendiente de Fulco en todo momento, pues después de que no aceptó su ayuda para levantarse de aquel árbol, se dió cuenta de que él era de esas personas que se creían autosuficientes en todo momento y apesar de estarse muriendo, el orgullo les podía mas, por lo que le preocupaba y el sujeto con quien peleaba llegase a tomar delantera sobre el.

Se mantuvo callada en todo momento, observandolos a ambos, pero su atención fue robada por una pequeña bolsa que rodó hasta sus pies en el momento en que Fulco le rasgo la pierna al sujeto. Se agachó, tomando en sus manos aquella bolsa y observó lo que había dentro de ella, parecía una fruta, solo que jamás había visto una parecida, por lo que no estaba segura de que lo fuera. Después de unos instantes escuchó caer una espada, se asustó pues pensó su compañero había caído, pero al alzar la vista se dió cuenta de que el sujeto con quien Fulco peleaba se había marchado. Rápidamente guardó la pequeña bolsa en el interior de la que ella cargaba consigo, colgando cruzadamente de sus hombros; por ahora solo quería saber si el estaba bien.

Lo vió acercarse a la mesa, y después pedir y beber un poco de agua, mientras algunos de los espectadores le preguntaban si estaba bien, pero por mucho que tratara de ocultarlo, la chica sabía que ese hombre no estaba bien.

-Tal vez sea mejor salir de aquí y buscar un lugar para que descanse..- Le sugirió mientras se acercaba a el -Vamos, le ayudaré.-

Terminó diciendo rompiendo con su espacio personal, llevando el brazo del joven a sus hombros, pasandolo detrás de su cabeza, para así levantarlo y salir de aquel sitio. No le importaba si el chico se reusaba, o si se hacía el valiente como era de esperarse y comenzara a renegar; tantos años estudiando medicina le habían dejado en claro ciertas cosas y si ese hombre seguía así de débil después hasta el levantarse de alguna parte le costaría. Yami podía ser demasiado terca cuando se lo proponía, y apesar de llevar unas cuantas horas en compañía de el, ya había descubierto un poco su forma de ser, después de todo, el observarlo tanto tiempo no era algo en vano.



Spoiler:
Off... >.< Disculpa por responderte ahora, tuve un problema y apenas pude hacerlo x.x

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Corre que te alcanzo

Mensaje por Invitado el Jue Jul 21, 2011 6:58 pm

Dificultosamente se levanto, sosteniendose de la mesa, ayudado por aquella joven de buenas intenciones. Lentamente se movia, de una manera normal pero lenta, ya que por más que intentara no podría moverse de forma rápida. Tranquilamente salió por la puerta siendo felicitado por algunas personas, las pocas que quedaban en el recinto. No pudó evitar sentir algo de congoja, pues un lugar para comer es sagrado dentro de sus valores y que se haya visto envuelto en una pelea no era nada agradable. No importó pues ya todo había pasado ahora solo restaba encontrar un buen lugar para descansar.

Miró a la joven que se encontraba ayudandolo y con una mirada de descontento - Gracias - Mencionó, agachando luego su cabeza cerrando sus ojos, pues el marine no era especialista en dar las gracias, pero no pudó evitar hacerlo. Inspiró fuertemente diciendo - Puedo solo, no hay problema - Alejandose poco a poco de ella para continuar caminando solo sin la necesidad de la ayuda. Mantubó su cabeza enfocada en la pelea ya que esta no resultó como el espadachín lo esperaba. Si bien fue una victoria clara, no lo suficiente para ser un especialista en este arte.

- Hacia donde te diriges? - Preguntó, el tenía un rumbo fijo pero tal vez ella no. Se mostraba firme y en buenas condiciones, no podía permitir que lo vieran cansado, era algo que mostraba una deficiencia en la condición del vendado, ya que simples seis peleas no debían ser capaces de desgastarlo tanto. El día se ponía pesado, la tormenta había pasado y la humedad del ambiente era alta por lo cual el espadachín se sentía sofocado, además que aparentaba comenzar a llover nuevamente en cualquier momento, necesitaba arribar al cuartel lo antes posible para lo cual esperaría la respuesta de la joven para comenzar a despedirse.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Corre que te alcanzo

Mensaje por Invitado el Jue Jul 21, 2011 10:15 pm

Yami se había ofrecido a ayudarle a salir de aquel lugar, lo cual hicieron dejando atrás todo halago y aplauso que recibia el marine. El clima a fuera era sofocante, hacia calor debido a la húmedad que la tormenta había dejado; pero ahora lo que estaba en la mente de la joven era el encontrar un lugar donde su compañero descansara. Escuchó sus ´´gracias´´ de aquella forma que para Yami se había vuelto tan característica de él, a lo cuál ella simplemente lo tomo sonriendo ligeramente, ese chico era raro. Notó después como su compaero se distanciaba de ella a lo cual siemplemente no dijo nada después de su ´´yo puedo solo´´; Yami solamente se dispuso a soltarle y que hiciera lo que quisiera.

-Ahm..no tengo un rumbo fijo, por ahora, pero más tarde debo volver con mis compañeros, tenemos un viaje que comenzar..-


Si, la chica había omitido aquello al saber que el chico era un marine, pues bien, no quería el mal interpretara las cosas y pensara que ella fuera una pirata; en esos momentos era lo que menos necesitaba.

-Creo que usted debería buscar un lugar donde descansar. El sitio a donde se dirige, queda muy lejos de aquí?, ha por cierto!..- Había dicho aquello último algo confundida, parandose al frente del joven obstruyendole el paso por compto.-Esto.. creo que le pertenece ahora a usted, se le ha caído al sujeto con el que peleaba antes y al ser usted quien lo desarmó sería lo correcto que la tuviera.-

Continuó diciendo la joven mientras de su bolso sacaba aquella fruta, la cual desconcía en su totalidad.

-Ahm... en realidad no se que sea..espero y le encuentre un buen uso.-


Expresó mientras le estendía su mano con aquel fruto. La tarde estaba callendo y la noche pronto llegaría, a lo que debía darse prisa si quería llegar puntual a su reunión con sus nuevos compañeros de viaje; lo único que le preocupaba era el hecho de que el chico siguiera solo.

-Cree poder seguir sin ayuda de nadie?.- Estúpida pregunta que le hacía, bien sabía lo que el orgulloso marine le respondería, a lo cual solo sacudió levemente su cabeza y sonrió. -He de marcharme, quiero conocer mas este lugar antes de dejarlo, gracias por la comida, y por salvarme de aquellos dos hombres.-

Terminó diciendo regalandole una cálida y amable sonrisa. Pensó en abrazarlo, o darle la mano, pero seguramente si hubiera hecho eso, no hubiera sobrevivido para contarlo, por lo que solo se limitó a hacerle una pequeña y cordial reverencia, para después marcharse y dejar al marine continuar su camino.

´´Fulco, fulco.... tal vez en un futuro me lo tope de nuevo´´





[Off..Salgo del tema. Gracias por el rol *-*]

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Corre que te alcanzo

Mensaje por Invitado el Jue Jul 21, 2011 10:37 pm

*Debía reunirse con sus compañeros?* Pensó el marine, analizando el hecho de que aquella joven tal vez era una pirata, pero por su actitud esto no parecía ser algo posible, no pudó hacer nada ya que aquella joven no había cometido ningun delito y una pregunta sería más que innecesario, puesto que siendo el espadachín un marine, no confesaria abiertamente su condición de pirata. Caminaban a la par preguntando y respondiendo, entre esas respuestas se encontraba la distancia aproximada del lugar al que se dirigia el marine - Aproximadamente unos diez minutos de aqui - Calculando una aproximación apresurada desde aquel punto.

Pasos más adelante aquella joven se detubo frente al joven de mirada seria, dudó sobre cuales eran las intenciones de la joven, pero al notar que simplemente sacaba una bolsa elimino toda amenaza existente de su cabeza. Era una extraña fruta, rápidamente pudó notar que era una Akuma no Mi, de las que todo el mundo hablaba, esas que eran capaces de otorgar poderes sobrehumanos a los que consumían de ellas. Al parecer era un botín de la pelea que había ganado minutos atras, no dudo en tomarla, puesto que un poder extraño podía beneficiarlo en los combates.

Agradeció haciendo una pequeña reverencia en extremo minima. Guardó aquella fruta buscando consumirla tiempo despues, segun se dice aquellas poseen un sabor por demas desagradable. En su mente pasaban varias ideas de lo que podía tratarse el poder que contenía aquella extraña fruta para ser distraido de aquellos pensamientos con una pregunta y una acotación luego de esta, a la que respondió - Creo que esto es todo - Mencionó aparentando darle poca importancia al asunto. Mostró una pequeña sonrisa a modo de saludo y se alejó poco a poco de la joven en dirección al cuartel de la marina, con sede en aquella isla.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Corre que te alcanzo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 :: East Blue :: Loguetown

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.