Reloading

 :: East Blue :: Loguetown

Ir abajo

Reloading

Mensaje por Invitado el Dom Ago 14, 2011 6:18 pm

Era una muy tranquila mañana en LougeTown, todo marchaba pacíficamente como era de costumbre en la isla. En cierto punto de su zona comercial la cuál estaba muy agitada, un joven pirata se encontraba rondando la zona visitando tiendas al azar y sin un orden específico. Caminando por toda la acera observando las ofertas de cada puesto de antigüedades o frutos, él sencillamente lo miraba todo lo que se encontraba a su pasa y a cada tendero con un penetrantes orbes rojos.

El sol hacía que su lívida piel brillara cual espejo en todas direcciones, por esas transitadas calles parecía que pasaba un ser sacro, algo parecido o cercano, pero sólo buscaba una buena oferta como cualquier persona normal. Travis ya tenía varios días desde que llegó a esa isla, buscando como siempre un duelo él había destrozado otra Katana más en medio de la pelea, así que se disponía a buscar en toda el área el reemplazo para seguir en su viaje para convertirse en el mejor espadachín pero cmo era obvio no lo podía hacer sin un arma.
Paseando un par de horas más y rebuscando entre tiendas desde las de muy alto nivel hasta las tiendas de baratijas, Travis llegó a una un tanto peculiar.
La tienda parecía de otra cosa menos de armas ya que cuando alguien ingresaba podía encontrar muchos relojes de pared dentro de la habitación, decorada con varios tipos de espadas en las paredes.

Dentro de la tienda se encontraba un anciano con los ojos entrecerrados y una nariz grande y roja. El que parecía ser el propietario del local no pronunció palabra alguna al ver que Travis entraba y observaba el local con algo de duda. Por su parte, Travis tampoco le tomó mucha atención y se dedicó a ver los diferentes tipos de espadas que estaban colgadas a un lado de cada reloj; una de estas maravillas captó la atención del pirata, se trataba de una katana polvorienta entre al parecer los dos relojes más vetustos del lugar.

Travis se acercó mejor esbozando una ligera sonrisa mientras sus incandescentes ojos rojos tenían la mirada fija en el arma, la tomó por el mango y de un rápido tajo al aire, hacia abajo luego de desprenderla de la paredqiotó el polvo que tenía encima.-Me la llevo viejo-. Mencionó el pirata mientras examinaba la katana en sus manos,mientras que el viejo respondió casi enseguida también con una ligera sonrisa dibujando su rostro.- Son mil docientos berries.

Con una amplia sonrisa estirando su cara, Travis se acercó al mostrador con el dinero acordado para pagarle al viejo, colocando el dinero sobre el mostrador Travis se percató de la presencia de un revólver con unos cuantos cartuchos fuera de este reaccionando para tomarlo también de ahí para llevárselo.-También me lo llevo, me puede servir-. Tras dicho esto, metió su mano al bolsillo donde sacó algo más de dinero dejándolo con el resto del que ya había entregado y sin decir nada más se acercó a la puerta del local con la intención de salir.
La expresión del viejo al ver la actitud de tan inmaduro muchacho fue la contraria a la esperada, comenzó a reírse lanzando carcajadas muy fuertes al aire que eran tan bruscas que hacían que su nariz grande y roja rebotara contra su rostro.-Eres un cazador de fortunas chico-. Mencionó el viejo mientras Travis salía de la tienda soltando también una ligera carcajada.

Ya fuera de la tienda, Travis se fue caminando fuera del distrito comercial siguiendo un pequeño camino de adoquines que llevaban colina abajo perdiendo su silueta del lugar poco a poco mientras se iba del área comercial.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 :: East Blue :: Loguetown

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.