Un buen dia.

 :: East Blue :: Loguetown

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

Un buen dia.

Mensaje por Invitado el Lun Jul 04, 2011 9:03 am

Había pasado tiempo desde que había llegado a Loguetown el lugar donde muchos piratas tomaban como el alfa y el omega puesto que allí es donde empezaban o donde acababan y también fue el lugar de nacimiento del rey de los piratas y su lugar de muerte, para la mayoría que se toparan conmigo sin tener poder suficiente seria su omega, estaba obviamente aquí para cazar a todos los piratas que pasaran por aquí, es decir, todos los nuevos que estuvieran con ganas de empezar su aventura, la mayoría ni siquiera tenia una banda y se formaban aquí, pero antes de cazar a nadie tenia que conseguir unas pistolas nuevas, puesto que las que bueno "tenia" dejaron de funcionar hace tiempo, aunque no tuve muchas oportunidades de usarlas para el motivo que realmente deseaba en el pasado y también el motivo que sigo deseando, así que rápidamente empece a caminar hacia el centro de la ciudad donde había muchas tiendas, entre ellas la de armas de fuego.

Unas cuantas horas después de caminar entre la increíble cantidad de gente que había ese día, por fin pudo llegar a la tienda de armas de fuego, al parecer no era muy buen negocio para montar en esta ciudad, puesto que era una tienda bastante modesta en comparación con la que se especializa en espadas por ejemplo, entre por la puerta y vi a un tipo que estaba aburrido y jugando con una pistola, concreta mente estaba haciendo florituras, parecía alguien experimentando en el uso de las armas, aunque no me sorprendía puesto que esta seria su tienda supongo, al verme dejo la pistola en un rápido movimiento sobre la mesa, y mirándome fijamente dijo.

Vaya vaya, un cliente, que extraño y a la vez que buena noticia, normalmente si te has dado cuenta al ver la tienda, la gente prefiere una espada a un buen arma de fuego, los espadachines están de moda o incluso los luchadores cuerpo a cuerpo, pero créeme amigo, con una pistola en la mano eres capaz de matarlos antes de que puedan hacer nada, bueno creo que dejare de molestarte, ¿dime que deseas comprar?

Pensé un rato en lo que dijo y pasando un poco de el dije.

Ya se que las armas de fuego son las mas poderosas armas que se pueden comprar, no soy un estúpido que se coge unas espadas solo porque le quedan bien, bueno dejando eso de lado, estoy interesado en comprar dos pistolas y unas cajas de municiones

El dependiente me miro con una sonrisa y sacando lo que le pedí dijo un precio, por suerte yo podía pagarle así que así lo hice me despedí y salí, estaba aburrido y era imposible encontrar a algún pirata entre tanta multitud, lo bueno es que pude esconder mis pistolas bajo la gabardina para que nadie las viera de primeras, aparte de sentirme como un mago escondiendo pistolas sentía que lo mejor era a la taberna Gold Roger para esperar que algún pirata entre por el simple nombre de la taberna, así que así lo hice me fui a esta antes mencionada, me senté en una mesa donde pudiera ver quien entraba por la puerta, pedí ron y espere.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un buen dia.

Mensaje por Invitado el Lun Jul 04, 2011 10:17 am

Loguetown, para muchos piratas y aventureros esa ciudad suponía el inicio de sus vidas, yo no compartía las ideologías de las piratas, para mi lo importante era servir a los demás y no a mi misma. De todas formas loguetown también significaba para mi un nuevo comienzo, ya que solo habían pasado un par de semanas desde que termine mi entrenamiento dentro de la marina, estaba lista y preparada para navegar en cualquiera de los cuatro mares o incluso por las peligrosas aguas de Grand Line. Lo único que me faltaba era enrolarme en alguna tripulación de la marina.

Como no encontraba ninguna tripulación y el alto mando tampoco había decidido que hacer conmigo, decidí viajar desde Shellstown hasta Logetown, para cambiar un poco de aires. Tras casi seis años en la academia de de Shellstown me encontraba algo aburrida y necesitaba urgentemente ir a visitar nuevos lugares. Tome el primer ferry de pasajeros y a los pocos días me encontraba en la ciudad “del alfa y el omega”

Una de las ventaas de ser de la marina ue haya donde vayas encontraras un cuartel y casi siempre tendra alguna cama libre donde quedarte, nada mas llegar a Loge town fui directa hasta el cuartel onde deje mi pequeño equipaje y Salí a pasear por la ciudad vestida como civil, usando solo un vestido verde y unas sandalias.

Mientras deambulaba por la zona comercial de la ciudad, me di cuenta de que no iba armada, en ese momento me di cuenta que deberia renovar mi armamento, hasta ahora siempre habia usado las armas reglamentarias de la marina,vamos, las mas cutres para los cadetes, pero ahora que habia dejado de ser una novata quería unas armas mas chulas, asi que busque una armeria.

Logueton al ser una ciudad muy transcurrida por piratas tenia una gran cantidad de tiendas con armas de todo tipo de buena calidad y a buenos precios debido a la gran demanda que había dentro de la ciudad y a los pocos minutos acabe dentro de una tienda especializada en armas de fuego.

-buenos dias-salude al entrar.

El dueño del local me atendió enseguida y tras enseñarme varios modelos diferentes de pistolas acabe decidiéndome por dos pistolas plateadas que tenían la peculiaridad de tener el cañón mas grande de lo habitual para que asi los disparos tuviesen un mayor alcance.

-me gustan estas dos, me las llevo y también quiero unas diez cajas de munición por favor.

Sali de la tienda mas pobre de lo que era, pero lo bueno es que ya tenia las armas que quería, para no llamar la atención, le pedí al encargado de la tienda que me las empaquetase en una caja de cartón que llevaba bajo el brazo.

Me había agotado asi que empecé a buscar algún bar que fuese tranquilo para tomar algo, al rato acabe frente a un local llamado “gold roger” igual que el famoso pirata, al estar en frente sonrei al ver el nombre, era ridículo, ningún pirata con dos dedos de frente iría a un bar con ese nombre, era como pedir abiertamente que lo capturasen

Abri la puerta, no había casi nadie, me acerque hasta la barra y le pedi al barman ue me sirviese un té de limón bien frio.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un buen dia.

Mensaje por Invitado el Lun Jul 04, 2011 11:16 am

Una zona algo, como decirlo, inusual fue la que le pidieron investigar al Ningyo de estrafalaría vestimenta que caminaba por el empedrado de las calles de esa ruidosa ciudad, trayendo consigo la atención de los ojos que pasaban cerca de el, si bien en una ciudad tan grande y con gente tan variada como lo era Logue Town, el verdaderamente resaltaba, con su mirada perdida en el cielo en lugar de por donde caminaba, aunque misteriosamente evitaba los obstaculos con facilidad. Zuno había llegado a un lugar interesante para el, había tanta gente, tantas almas por hacerles llegar la salvación de este Super Monk que no podía contener su emoción pero no podía realizar su deber como mensajero de la verdadera paz eterna siendo el caso que pertenecía a una entidad oculta del gobierno que prohibía estrictamente los actos de piratería como le decían ellos a su metodo de salvación, pero no siempre podran vigilarlo.

Por ahora solo caminaba por las calles en dirección a la tienda de armas donde había hecho su encargo especial, ni bien la localizo pateo la puerta como era costumbre para el de entrar asi a todo establecimiento o habitación, y con una mirada de pesades y con su cigarro entre los labios dijo con poca claridad al empleado.

-Oiii tienes lo que te encargue?

El empleado un poco aterrado por la apariencía y la mirada sinica que ahora tenían los ojos del monje de cabellos escarlata fue a la trastienda de inmediato, había recibido ordenes de entregarle de inmediato un rifle de asalto modificado a alguien con la descripción de Zuno, pero seguro no se imagino su apariencía y el aura de locura que emanaba por cada poro de su cuerpo, no hacía falta preguntarle, apestaba a locura y eso le encantaba, mas al estar en un lugar rodeado de tantas armas diferentes.

-Apurateeeeee quiero mi instrumento de salvacion kukuku...hola que tengas un buen dia joven. -Comento algo irritado en su voz por tener que esperar aunque este tono cambio a uno mas amable a la hora de saludar-

No se había fijado pero había una persona a un costado de el, al parecer tambien había estado comprando armas de fuego, un compañero de armas pero clavandole la mirada no podía definir si tambien poseía locura en su corazon, ojala que si, mientras mas personas encontrase con esa cualidad mas amor repartiría este monje que se había desviado de la falsa religion a la que el consideraba como real.

El empleado de la tienda no tardo mucho en traer un estuche de guitarra que tenía una decoración un tanto tetrica y de por si algo raro en una tienda de armas de fuego, el monje se acerco al mostrador y abriendo el estuche al retirar por completo el cierre del mismo, saco de este un largo bajo de color negro que combinaba con su decoración de motivos en calavera aunque era mas sutil ya que solo tenía estas en el puente del mismo y en las clavijas.

-Quedo mejor de lo que esperaba....como lo hicieron bien me llevare tambien una caja de municiones, un revolver y cinco cajas de municiones para el mismo...damelo asi nomas, quiero llevarlo conmigo.

Sentenciaba sus ordenes al nervioso empleado, manteniendo su sonrisa torcida y dandole una calada a su cigarro para soltar el humo hacía el cielo, un vano intento por contener su necesidad de probar sus nuevos juguetes o como el les llamaba, "Instrumentos de Salvación". No hubo demora alguna en su pedido y ni bien guardo el revolver dentro de su tunica al igual que las cajas de municiones, cargo el estuche de su "bajo" en uno de sus hombros y se dispuso a salir en busca de algo para beber, tenía que calmar sus ancias de traer salvación, cada persona que veía le traía una imagen a su cabeza de como asesinarla, de diferentes formas, tantas formas, tantas almas salvadas, no podía contenerse en lo absoluto, necesitaba distraerse con algo antes de que tuviera problemas con la facción a la que estaba aliado.

-Carajo carajo tanta gente....necesito un lugar mas tranquilo....necesito un Tequila....y uno bien fuerte....Oraaaaaaaaa!!!!!! -Gritaba el monje al cielo mientras emprendía un sprint hacía el primer bar que vio-

Entro en el mismo llegando a la barra en segundos y haciendose escuchar con un fuerte grito y con un golpe en la barra que acompaño sus palabras termino por decir rapidamente:

-Tequila.....Ahoraaaaa!!!!!! -Grito con fuerza con solo la colilla de su cigarrillo en su boca y tremendamente molesto-

El cigarrillo que tenía entre sus labios se había consumido en la corta busqueda del bar, sus nervios lo llevaron a fumarselo excesivamente rapido y ahora cada palabra que daba despedia un poco del humo que había inhalado, dandole un aire mas demoniaco del que ya portaba.

Mientras el cantinero le traia rapido una botella de tequila al super sacerdote, este no se fijo la presencía de una mujer alli, que si no fuera por su desesperación por apaciguar su deseo de salvación, la habría mirado con mas detenimiento.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un buen dia.

Mensaje por Invitado el Lun Jul 04, 2011 1:44 pm

Paso el tiempo y bueno mi botella se iba acabando, mientras gente iba entrando, aun así el bar estaba bastante vació, aparte de mi habían entrado solo dos personas, una chica y un extravagante y alborotador tipo, que me producía ganas de dispararle a una pierna, por esas pintas también podría ser pirata, y la verdad no he visto muchos carteles de buscados pero diría que no estaba en ningún cartel, me levante y me dirigí a la barra, mientras caminaba metí mi mano izquierda bajo la gabardina sujetando la pistola, nunca estaba de mas prevenir y aunque normalmente me intentaría hacer amigo de toda persona presente en el lugar, este tipo hacia que me dieran ganas de enfurecerme y enzarzarme en una pelea con el.

Una vez en la barra pedí otra botella, mire al pelirrojo de reojo y dije con una mirada penetrante.

Podrías grita algo mas bajo, aunque no haya mucha gente sigue habiendo.

Despues de eso tome un trago y espere su respuesta.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un buen dia.

Mensaje por Invitado el Lun Jul 04, 2011 2:36 pm

Solo necesitaba unos cinco minutos para relajarme y terminarme mi té frío para eguir con mi paseo por la ciudad, cuando entre en aquel bar parecia un sitio tranquilo,pero eso cambio hasta que llego un alborotador.

Antes de que entrase, ya lo estaba oyendo como gritaba como un loco en medio de la calle diciendo que necesitaba alcohol,no me gustaba esa clase de gente, por norma general los borrachos actuan antes de pensar lo que los convertia en personas impredecibles.

Cuando el hombre entro a la taberna me gire para verlo, me sorprendi al ver que no se trataba de un humano, sino de un Ningyo con un aspecto que podia recordar un poco al de un tiburon, si ya era un personaje raro de por si, sus vestimentas tambien lo eran, ya que llevaba la vestimenta de un monje,inaporpiada para alguien tan hiperactivo como ese sujeto y para rematar cargaba con el estuche de una guitarra. Seguramente seria como esos rockeros que golpean sus instrumentos en vez de tocarlos como es debido.

El Nyongin fue hasta la barra y pidio una botella de tequila mientras golpeaba con fuerza la barra, por precaucion tome la caja donde guardaba mis dos pistolas nuevas y las coloque sobre mis piernas,decidi no moverme de mi asiento y esperar a ver que pasaba.

La situación empeoro un poco mas ya que un hombre con gabardina roja se levanto molesto y le planto cara al Niogyn, el problema es que ese hombre llevaba su brazo izq dentro de la gabardina ¿estaba ocultando un arma? era posible. Lo mejor que podia hacer era intentar calmar a los dos tipos.

-disculpad.-los interrupi antes de que el Ningio pudiese contestar- desconozco los motivos por los que estais tan alterados los dos, pero os recomiendo a los dos que os tranquiliceis, no se si lo sabeis, pero en esta ciudad hay una gran cantidad de soldados de la marina patrullando dia y noche. Os meterias en buen problema si iniciais una pelea.

Abri un poco la caja, si uno de los dos no entraba en razon y intentaba atacarme tendria la oportunidad de sacar mis armas y defenderme. Esperaba a que no fuese necesario.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un buen dia.

Mensaje por Invitado el Lun Jul 04, 2011 10:42 pm

El tipo del bar se estaba demorando con el trago, mas bien con la botella del intranquilo y agresivo Ningyo que clamaba con mas golpes sobre la barra por su dosis de tranquilizantes para sus ataques de "Dar Salvaciones", el tequila era el sedante equino para el no tan joven de apellido Dernon, quien apoyaba sus codos en la barra agarrandose la cabeza por los nervios, siempre que estaba asi era como un estado de abstinencía y en este el primer sintoma era la desesperación por tratar de tapar con algo el vacio que dejaba su vicio, en este momento no tenía mas cigarrillos para cubrirlo, solo le quedaba tomar algo bien fuerte y permanecer tranquilo. Algo imposible al oir las palabras del hombre que se sentaba a su lado, un tipo que usaba una gabardina y un sombrero largo, ambos de un color rojo carmesi y unos lentes amarillos que ocultaban la mirada de enojo del mismo, como saber que estaba enojado bastaba con mirar como ponía su mano dentro de esa gabardina pordiocera, como pensaba en esos momentos el monje, sabiendo que eso seguro era una señal de que el tipo estaba a la defensiva, y no solo eso ahora tambien se sumaba una mujer, aunque la belleza de esta se hacía notar, sus palabras pesadas aclarando algo que era obvio para el supremo sacerdote y mensajero de la muerte, si cada vez se auto denomina mas gerarquicamente elevado, le parecía evidente, despues de todo el gobierno lo había enviado alli por que habían muchos piratas ultimamente y le habían encargado el asunto de investigar la causa y la primer sospecha que tenía el agente eran los marines.

-Dime algo que no sepa doncella azul....y chico de rojo si te pago el trago evitarias molestarme? no he tenido un buen día y no quiero que se ponga mas denso.

La bebida que Zuno había pedido por fin había llegado y ni bien la tuvo presente, la tapa salio volando por su rapida acción de destaparla para darle un rapido y pesado trago largo al contenido de la misma, queria "doparse" y quedar tonto lo antes posible, aun no quería perder su trabajo, la paga era buena como para no cuidarlo, aunque quien se enteraría de sus acciones sabiendo que el es uno de los pocos agentes asignados a esa ciudad, pero uno nunca sabe cuando lo estan observando, las paredes tienen ojos y oidos en ocaciones y uno mismo nunca sabe darse cuenta la mayoría de las veces.

-Acaso son marines ustedes?

Pregunto aquel hombre despues de su trago mostrandose mas calmado, su expresion pronto cambiaría a una mas relajada y alegre, la bebida le afectaba rapido, era mas una virtud que una maldición, siempre lo ayudaba a controlarse, mas aun que los cigarros, estos en realidad lo ponían mas nervioso. Su cuerpo se recosto sobre la barra teniendo la botella alado de su cabeza, ahora que estaba mas sereno podría entablar una conversación sin gritar seguro.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un buen dia.

Mensaje por Invitado el Lun Jul 04, 2011 11:17 pm

Incluso antes de que la chica hablara mi mano por si sola estaba apuntando al tipo alborotador del bar, no se porque pero era como si emanara algún tipo de aura que me hiciera querer acabar con el, ademas de que parecía bastante peligroso, ¿porque no acabar con el?, cuando la chica hablo la mire mientras bebía con la mano derecha de la botella y dije.


Bueno, tanto como un gran problema no creo que sea, si seria lento y aburrido acabar con todos esos soldados rasos que llenan las calles, pero seria como aplastar cucarachas.

Empece a reír mientras escuchaba al tipo, tal vez era por el alcohol mezclado con el extraño aura que emitía este tipo, pero por momentos me estaba volviendo totalmente loco, quería matarle y sin darme cuenta mi dedo presiono rápidamente el gatillo, la bala le atravesaría los pulmones y se quedaría en una de sus costillas, aparte formaría un agujero en mi gabardina.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un buen dia.

Mensaje por Invitado el Mar Jul 05, 2011 11:00 am

Al igual que cualquier drogodependiente, el Giogyn se habia tranquilizado un poco al recibir al tomar su gran dosis de alcohol, ya no hablaba a gritos ni daba golpes en la barra y su expresion facial se mostraba mas tranquila, incluso se ofrecio en invitar a una copa al de de la gabardina para bajar los humos. Esa ultima acción del gyojin me relajo un poco, ya que indicaba que al menos el gyojin solo vnia para divertirse con el alcohol y nada mas.

-soy de la marina, permite que me presente soy Paprika Stapledon-empece a hablar tras la pregunta del gyojin- estuve seis años entrenando en el cuartel de shellstown y ahora llegue a esta ciudad para buscar una division en la que enrolarme. ¿y tu? ¿a que te dedicas? por la funda que cargas pareces ser una espeecie de músico-señale la funda de guitarra que tenia el gyojin.Podria haber sido una charla tranquila en la que un grupo de personas charlan y se conocen, podria, ya que habia alguien que estaba mal de la cabeza.

El chico de la gabardina roja empezo a reir como un loco, su cara me parecio algo aterradora, como si estuviese poseido y fuera de control, sen ti algo que podria llamar intuicion y algo me decia que el brazo de ese hombre que escondia se estaba tensando.

-¡apartate!
no tenia tiempo a desenvolver mis pistolas que estaban guardadas en la caja ni tampoco me daba tiempo para hacer una llave marcial al chico de la gabardina, lo unico que pude hacer fue moverme lo mas rápido que pude y empuje al gyojin al suelo, cayendo encima de él.

BANG!

La bala estuvo a punto de darme cuando aparte al gyojin, pero logre que los dos nos salvaramos de aquella bala.

tu!-me levante al instante, abri la caja y saque mi dos pistilos para apuntar al chico de la gabardina- mas te vale que des una buena excusa para explicar lo que has hecho o sino vete haciendo la idea de que hoy dormiras en el calabazo.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un buen dia.

Mensaje por Invitado el Mar Jul 05, 2011 12:48 pm

El monje había entrado en un estado de ebriedad apresurada, al menos eso le decía su mente pero no su cuerpo, este claramente aun estaba operacional en su cien por ciento y aunque su mente estaba "perdida" o eso creía el sus funciones basicas no, sus ojos miraban al de la gabardina, levantando su torso mientras este hablaba para prestarle completa atención a sus palabras pero algo no cuadraba, el tono de su voz al mirar al Ningyo era extraño, cargaba en si una necesidad de asesinar que sería evidente para el monje aun a kilometros de distancía, ya que el poseía la misma muy a menudo, esto denotaba una gran cantidad de locura, los asesinos eran el tipo de personas con locura que de entre todos, mas le desagradaban, algo contradictorio pero había motivo para esto, el Ningyo solo amaba la locura de la gente que poseyera una trasfondo que explicase la misma, y matar sin explicar cual es su motivo para hacerlo era algo que no toleraba.

La mirada llena de insanía del agente de ropajes de monje negro fue drasticamente interrumpida por la mujer a su lado, esta lo tumbo al suelo justo cuando el Zuno iba a usar su estuche de guitarra como un mitigador del impacto del arma del sujeto a su lado , terminando por samarrear sin querer de el tirante que usaba para cargar el estuche pudiendo interponer este en la trayectoria de la bala dejandolo algo inclinado, por lo que al chocar la bala contra el puente metalico del instrumento, que al ser solo era una pantalla sino sería de madera, la munición se vio desviada por el mismo hacia detras de la barra.

Ese "clank" que su mente asimilo mas rapido que la explosion dentro del arma por alguna razón, fue algo que acabo con cualquier efecto de relajación que le había provocado el tequila, ahora estaba una vez mas furioso pero a la vez exitado por toparse con alguien que claramente mostraba tener una locura interna. La mano del hombre pez, solo de la cintura para abajo, se introdujo dentro de su estuche rapidamente y recordando como había especificado el mecanismo de su rifle de asanto, dio un acorde para que se activara soltando un rapido aunque algo impreziso rafagon de disparos, no mas de siete balas en direccion a las piernas y el banco de donde se sentaba el de la gabardina roja.

Era una lastima el no poder haber entablado una conversación con la marine, entre sus blancos prohibidos estaban estos y quería conocer a tantos como pudiese ya que la mayoría de los nuevos reclutas según su punto de vista tienen motivos para que tarde o temprano caigan en su propía locura, algo que siempre veía interesante, pero no podría ser, aquel hombre había jodido el poco buen humor que Zuno había conseguido en ese día y ahora mientras el mismo se levantaba, sin perder de vista al de la gabardina, comenzaba su presentación.

-Zuno Marshal Dernon, Agente del CP1....lamento decirte esto amigo pero tengo que arrestarte por atentar contra una entidad del gobierno mundial...Lo hacemos por las buenas o por las malas? Pirata.- Si bien estaba molesto tambien mostraba emoción en la mirada de su sinica expresió.

El detestaba usar esos pretextos para realizar su trabajo con el que se ganaba el pan, pero era regla basica que le habían impuesto sus jefes el avisar cuando lo vea necesarió, en este caso lo era ya que había la presencía de un soldado raso de la marina.

Off:

Como paprika salta a tumbarme y yo iba a cubrirme con el estuche, esta me saca de mi posicion al momento del disparo y ese tiron deja mi brazo con el estuche estirado lo que desvia la bala, como dije si te parece mal preguntale a un mod y aceptare cualquier desicion que tome este independientemente de lo que segun mi concepto es una falta de realismo el disparar a matar a alguien sin un motivo valido menos de una faccion neutral que cualquier acto vandalico lo lleva a ser considerado pirata automaticamente, como que una caza recompensas se lo piensa dos veces antes de cometer un delito delante de un marine que te esta viendo y claramente tu pj no lo hizo.

Paprika perdon si en mis post mi pj no se fija mucho en lo que haces, cuando esta enojado se olvida de detalles como dar las gracias por ayudas asi xD




Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un buen dia.

Mensaje por Invitado el Mar Jul 05, 2011 1:39 pm

Cuando dispare rápidamente la chica salto para proteger al tipo apartándolo, lo cual no le fue muy bien aparte de ser insensato y estúpido, hacerse el héroe nunca funciona bien y lo acababa de descubrir recibiendo el balazo en su hombro derecho, como vi que caían rápidamente me gire hacia ellos y con el arma que ya tenia desenfundada apunte a la estúpida mujer que había interrumpido en mis actos y dispare, la bala iba dirigida hacia el centro de su pecho, un mal lugar ya que el esternón es un hueso bastante grueso, pero si intentaba esquivarlo pasaría entre las costillas y se llevaría una buena herida, mientras hacia esto lo mas rápido que pude desenfunde mi otra pistola con la intención de dispararle al hombre apuntando a su estomago, y mientras el retroceso subía el punto de mira hasta el pecho apreté el gatillo de nuevo para dispararle otra bala.

off: siento el post corto pero no suelo hacer mucho en los combates, y ya que quedamos por el chat que quedaria asi el tema pues asi lo dejo Smile


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un buen dia.

Mensaje por Invitado el Mar Jul 05, 2011 4:39 pm

off: en fin , al final decidimos via chatbox que me llevaba un disparo en el hombro asi que hagan como que mis dos ultimos parrafos de mi anteior post no existen.

No importa si solo soy capaz de salvar solo una vida, aunque solo sea por un momento y que la persona a la que salvo se trata de un gyoijin borracho, jure que dedicaria mi vida a servir y proteger a los demas cueste lo que cueste.Y ya estaba sufriendo en mi propia piel lo que suponia seguir mis ideales.

Tal como habia sospechado, el chico de la gabardina tenia malas intenciones y sin ningun motivo en concreto habia decidido disparar al gyojin. Fui rapida y logre que el gyojin no sufriera daños, pero no fui tan rapida como para protegerme.

cai al suelo junto al gyojin, con la diferencia de que yo tenia una herida de bala en el hombro, no me mataria esa bala, pero no podria hacer mucho con mi brao derecho inmovilizado de momento.El chico de la gabardina se disponia a atacarnos, pero la balana se inclino un poco a nuestro favor.

-¡quieto! baja las armas o disparamos.

dos marines llegaron y apuntaban con sus r

En mi mente resonaba una y otra vez la maxima de mi estilo de combate el gun kata (disparar donde el enemigo debería estar y no estar donde el enemigo debería disparar ). Eso significaba que no me quedaria quieta, me impulse hacia un lado y rode por el suelo, senti un segundo disparo y senti como mem rozaba dandome en la piel, casi como si fuese un corte leve, si hubiese sido mas rapida habria logrado esquivar el disparo.

-¡quieto! baja las armas o disparamos.

dos marines llegaron y apuntaron con sus rifles al pistolero de la gabardina,eran marines entrenados ue dispararian sin dudar si aquel pistolero asi un movimiento brusco. A lo mejor llegaron tras escuchar los disparos o al vez ya estaban alertas por el escandalo que hizo el gyojin antes de entrar del caso, es que los dos estaban apuntando desde la puerta al chico de la gabardina, Ademas, para mi sorpresa Zuno, que asi se llamaba el gyojin, no era un simple borracho o un musico del tres al cuarto, era un agente del gobierno, entrenado para estas situaciones.

aproveche la llegada de esos dos marines, me levante del suelo a la velocidad de un rayo y salte hacia el otro lado de la barra para cubrirme de otros disparos, tenia que llegar hasta donde estaban mis armas. Aun tenia posiblidades de salir de una pieza.

off: decidi que el ataque solo me hiciese una herida poco grave, ya que mi pj tiene las facultades velocidad x2 y agilidad.


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un buen dia.

Mensaje por Invitado el Mar Jul 05, 2011 5:40 pm

Las cosas podrían ser muy rápidas para el súper sacerdote pero no lo suficiente como para quedarse absolutamente quieto ante el peligro de las armas del sujeto de la gabardina que ahora apuntaba y gatillaba sin pensar a la mujer que estaba sobre el pelirrojo, pero a este no le haría falta hacer un gran esfuerzo para tapar a la misma con el estuche de su bajo, ya de por si lo tenía encima de esta solo tenía que levantarlo un poco y ponerlo en la trayectoria del cañón del revolver, algo que su velocidad si le permitía hacer lo suficientemente rápido como para detener la bala con el metálico instrumento falso en el interior de su estuche, que ahora tenía un agujero. Aunque eso no bastaría para detener al hombre ya que su asedio no terminaba cuando se pudo divisar una segunda arma.

-No

Dijo el súper sacerdote, sentenciando con sus palabras ante la acción del sujeto enfrente suyo y en el momento en el que este sacaba su arma, las "piernas" del Ningyo volvieron a su forma original formando su cola la cual uso para de un latigazo golpear las piernas del pistolero, un fuerte latigazo en el que su poderosa cola barrería tanto con el como con lo que se topase. La misma que con un hábil giro al depositarse por debajo de su cuerpo, le sirvió como un resorte que se estiraba de golpe, para impulsarse hacía atrás en dirección a los marines y mientras estaba en el aire por fin termino de sacar su revolver de su túnica y gatilló en dirección al que recientemente le había dado un coletazo.

Con suerte terminaría cayendo de tras de los dos oficiales de la marina que intervenían en la situación.

Off:

Por si no se entendiio basicamente volvi mis piernas una para formar la cola y aprovechando el giro del golpe que le doy a las piernas de Sap uso la cola como resorte para impulsarme.



Última edición por Zuno el Mar Jul 05, 2011 5:43 pm, editado 1 vez (Razón : agregar el off rol y meterle cursiva)

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un buen dia.

Mensaje por Invitado el Miér Jul 06, 2011 6:37 am

Cuando dispare a la chica, esta rapidamente esquivo llevandose solo un ligero corte en el brazo, cosa que no le haria mas que sangrar un rato, mi suerte iba de mal en peor, entraron dos marines y me apuntaron diciendo que me entregara o algo asi, les ignore y me dispuse a disparar al tipo este puso su maletin de bajo para defenderse, por su mala suerte la bala atraveso el maletin sin dar en el instrumento para acabar incrustada en su brazo derecho, cuando fui a sacar mi segunda pistola este se dio cuenta rapido y sus piernas se transformaron en lo que parecia la cola de una sirena, la uso para tumbarme y saltar por detras de los marines, cuando estaba en el suelo mire mis pistolas, estaban en mis manos todavia, levante un poco la mirada para mirar a los marines, me gire un poco para alinear cada pistola con el centro de sus piernas mientras decia.

Vale me rindo, dejad que me levante.

En ese mismo momento me puse de cuclillas, las armas estaban alineadas perfectamente con la situacion de cada marine, entonces en un rapido movimiento cuando estos sacaron las esposas antes de acercarse ami, salte hacia atras haciendo un salto mortal, y en el transcurso dispare una rafaga de cinco balas con cada pistola, les acabaria dando en el estomago al menos, acabe cayendo sobre la barra, de pie, mire al triton si esque podia llamarle asi y a la chica, les apunte con mis armas y dije.

Podemos hacer esto fácil, os rendís y olvidamos esto o os mato aquí mismo, vosotros decidís.

Mis dedos estaban apretando los gatillos hasta el punto de que si lo hacia un milímetro mas dispararía.

Off: Supongo que puedo decidir que la bala atraviesa tu brazo ya que dijiste que atravesaba tu maletín pero no dijiste a donde fue la bala, segundo puedo hacer el salto ya que tengo facultad agilidad, si me equivoco en algo decirlo y lo roleais bien en vuestro próximo post.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un buen dia.

Mensaje por Invitado el Miér Jul 06, 2011 7:08 am

Al caer detras de la barra segui moviendome, no me iba a quedar acurrucada en un rincon con las manos en la cabeza y temblando.Me movi por el pequeño pasillo que habia por detras de la barra hasta llegar a donde estaban mis pistolas, cuando empezo todo habian quedado sobre la barra, dentro de la caja.

Abri de un tiron la caja y saque uno de las pistolas con mi brazo izquierdo, ya que el otro aun lo tenia herido. La pistola estaba lista para usarce y con el cargador lleno, cuando me prepare para atacar, el tirador estaba en el aire disparando a los marines, uno de ellos quedo herido en el estomago, pero el otro no estaba demasiado grave y podia dar guerra aun.

"Valiente chulo de mierda" fue lo que pense al escuchar las palabras del tirador cuando cayo de pie sobre la barra.El me apuntaba con una pistola, yo tambien lo apuntaba y no le di el placer de contestarle.

sin decir nada le dispare contra su pecho mientras que a la vez retrocedia para evitar los posibles disparos, al mismo tiempo, el marine que todavia podia luchar se cubrio tras una mesa y tambien disparaba contra el tio de la gabardina mientras que el otro marine pedia ayuda por medio de una radio.

Solo faltaba a que el gyojin tambien ayudase, no le seria dificil disparar contra al tio de gabardina ya que de pie,, sobre la barra, lo convertia en un blanco facil de alcanzar.

off: roleo que consigo recuperar una de mis pistolas ya que en lo que caes cerca de los marines y vuelves a saltar para caer sobre la barra, me da tiempo suficiente para hacerlo.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un buen dia.

Mensaje por Invitado el Miér Jul 06, 2011 2:04 pm

El clima en ese ambiente era bastante denso pero eso tal vez podría cambiarse a uno mas agitado, por no decir alocado y agresivo, con las
acciones del hombre de la gabardina carmesí, había que admitir que tenía
cojones para enfrentarse a tanta gente a la vez, un punto a favor para su
persona, pero no lo suficiente como para impresionar al Ningyo de estrafalaria
vestimenta y que ahora se ponía a cubierto al tumbar una de las mesas, la
madera era lo suficientemente gruesa como para soportar un par de disparos,
todo esto sucedía casi al momento que su oponente caía de pie en la barra.

-Lo difícil es mas divertido.- Grito el Ningyo.

Quien sin sacar su instrumento de salvación de su estuche, activo al dar un
grave acorde, el mecanismo para que el mástil del falso instrumento se
dividiese en dos ágilmente y así el cañón del fusil de asalto que estaba oculto
dicha parte de la pantalla que era el instrumento, pudiera disparar una corta ráfaga
inicial de siete balas en dirección a las piernas del pistolero que se postraba
erguido y poderoso, creyéndose dios probablemente. Pero el Ningyo que se había
asomado apenas por el costado izquierdo de la mesa que el mismo había tumbado
para usar de cobertura, buscaría el incrustarle tantas balas como pudiese en
las piernas al que se creía dios al hablar sobre brindarles misericordia a las
almas del agente y de la marine.

La sangre del hombre pez, que ahora adaptaba su cola a la forma de las piernas
de cualquier humanoide, ardía con el correr de la misma por todas sus venas, su
sonrisa sínica era algo que seguramente en el día de hoy no se borraría, tal
vez el hecho de estar en un tiroteo era lo que en verdad necesitaba para poder
saciar su sed de hacer llegar su salvación, tal vez podría darle su salvación a
ese hombre pero no de la forma rápida, eso era muy aburrido para su mente y su adicción
no quedaría plenamente saciada con solo eso, le haría pasar un infierno antes
de eso y ya que había actuado contra entidades del gobierno ya sea contra la
marina como contra su facción, según su propia lógica ya estaba autorizado para
usar la fuerza letal o usar la mera escusa de que el de las vestimentas
enteramente carmesí, estuviera realizando un encargo de asesinato a pedido de
alguien lo que lo habilitaría para torturarle con la escusa falsa de sacarle
información.

De solo pensar eso la piel escamosa del súper sacerdote de la muerte sentía escalofríos
y corrientes eléctricas como una respuesta de sus nervios distribuidos en todo
su cuerpo ante la emoción de su jugosa recompensa.


Off:

Básicamente intento acribillarte las piernas con una ráfaga inicial de siete
disparos y luego con una más continua, disparando a cubierto xD

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un buen dia.

Mensaje por Invitado el Miér Jul 06, 2011 2:32 pm

Los hombres estaban distribuidos correctamente. Seis cubrían la calle norte, mientras que otros seis se ocupaban de bloquear la calle sur. Además, había otros tres hombres distribuidos por las azoteas de los tejados colindantes. El perímetro estaba cubierto, y aún quedaban cinco hombres armados con rifles que podían acompañar a la espadachina al interior del local, donde se podían oir los disparos de la gente en el interior. La alarma había sido real y su intervención era necesaria. No conocía las entradas del edificio, y por ello quería que el perímetro fuese amplio y se estableciese en torno a las calles, y no a la taberna en concreto. Además, no sabía cuántos individuos había dentro causando los disturbios, y quería estar preparada. Con todo listo, se encaminó a las puertas y entró con decisión.

-¡Alto todos! ¡Bajad las armas, lentamente! -ordenó la pelirroja, desenvainando su acero y apuntando con él a los individuos que luchaban. Reconocía a varios marines, algunos gravemente heridos, pero a tres personas, una muchacha rubia, un tipo con gabardina y un hombre pez; eran desconocidos para ella. No sabía quién estaba en cada bando, así que mejor continuar hablando para aclarar quién era ella y de qué bando estaba. Así, podrían entender los aliados que la orden no iba para ellos. No obstante, seguiría hablando en plural.- Soy la Teniente Brelaina Alagondar, de la Marina. He venido a poner fin a los disturbio y... -hizo una pausa, mirando los marines heridos de bala. Un informe de balística podría determinar quién de los tres los había herido, así que las pruebas existían.- ...y a llevarme al responsable de ésto.- añadió, señalando a dichos marines.

Permanecía inmóvil, firme y seria, pero denotando tranquilidad. Porque estaba tranquila. Tenía todo bajo control y las cosas le saldrían bien. Lo único que tenía era algo de prisa, y deseaba por todos los medios zanjar esa situación antes de que se saliese de madre para poder atender a los heridos. De hecho, los médicos miraron interrogativamente a Brelaina, solicitando permiso para atender a uno de los Marines, que presentaba una herida en el estómago. La Teniente asintió, dando un paso al frente con determinación.

-La resistencia es inútil, el perímetro está asegurado. Muestren una actitud colaboradora y nadie saldrá herido... -añadió, metiendo más presión en el asunto. Quería que se rindiese el responsable y tirase las armas. Así, podría llevarle esposado al Cuartel, con tranquilidad. Un final pacífico era ciertamente deseable en aquel momento.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un buen dia.

Mensaje por Invitado el Jue Jul 07, 2011 2:06 am

OFF: Antes de nada me gustaría decir que supongo que los PNJ los podemos controlar todos y lo digo porque lo voy a hacer para poder intentar escapar.

Nada mas acabe de hablar un segundo paso y la chica jalo el gatillo por suerte la pude ver por el rabillo del ojo intente esquivar pero me lleve el tiro en el hombro y la potencia me tumbo en la barra por consecuencia toda esa lluvia de balas por parte del tritón y por parte del marine que se acababa de desmayar ya que su herida estaba sangrando demasiado, no encontró su objetivo, mientras me levantaba lo mas rápido que podía y guardaba las armas porque no iba a poder escapar por la puerta entro una marine dando un discurso, mientras hablaba rápidamente salte girando en el aire en dirección a la mesa del marine desmayado, la cual no era la del tritón o sireno, giraba para que si disparaban les costara mas acertar, una vez estuve a la altura de la mesa apoye mi pierna y prolongue el salto hasta atravesar la ventana.

Una vez fuera pude aterrice de pie observe un segundo lo que me rodeaba y para mi sorpresa y suerte la ventana llevaba a un lateral del bar, llevaba a la parte trasera y la delantera curiosamente estaba tapiada con una pared de ladrillos, no se porque estaba ahí esa pared pero me convenía de una forma increíble, si simplemente salia corriendo me acabarían atrapando, por suerte el lugar también era bastante estrecho, lo suficiente como para si saltaba y abría las piernas me quedaría en el aire apoyado por estas, aproveche esto y salte hasta poder alcanzar con la mano izquierda la cual tenia sana todavía, el tejado, haciendo un gran esfuerzo y ayudándome con las piernas subí a este mismo.

Una vez en el tejado empece a saltar de tejado en tejado cruzando las calles, saque mi arma mientras lo hacia por si acaso se daban cuenta y me seguía por los tejados, bueno la verdad es que un tío saltando de tejado en tejado destaca bastante.



Spoiler:
Aqui os dejo un bonito video que expresa esta situacion xD, puede que me haya flipado un poco pero no creo haber hecho nada que fuera imposible para mi personaje, en fin, aproveche la unica oportunidad que se me iba a presentar y ya esta asi es como lo veo Smile.


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un buen dia.

Mensaje por Invitado el Jue Jul 07, 2011 11:03 am

El tiroteo fue muy rapido, tanto que el cp1 como yo disparabamos sin parar contra el chico de la gabardina, estaba tan concentrada en el toroteo que no fue hasta que mi pistola hizo "clanck" indicandome que me habia quedado sin balas cuando me di cuenta de la presencia de la teniente y escuche sus palabras.

El chico de la gabardina salio por la ventana, en cambio yo me quede quieta y decidi no salir tras él en su busqueda porque La teniente habia asegurado la zona, posiblemente con varios soldados , algunos de ellos con rifles. Desgraciadamente iba vestida como una civil y si salia los demas marines podrian confundirme con quien no soy y entorpecerria la persecucion del tirador.

-mi nombre es Paprika Stapledon, recluta de la marina-deje la pistola descargada sobre la mesa, me acerque hasta la cajita donde guardaba mi otra pistola, en ve de la pistola, saque un pasaporte y se lo tire a la teniente para que lo leyese-ese pasaporte, demuestra que digo la verdad.

Espere a que la Teniente tomase una decision, si mandaba a que los medicos curasen mi hombro derecho o que me mandase a perseguir al chico.

off: decido quedarme dentro de la taberna, ya que los tiradores podrian dispararme al no llevar ninguna prenda que me identifique como recluta (en el primer post escribi que voy como civil).

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un buen dia.

Mensaje por Invitado el Vie Jul 08, 2011 12:08 pm

El sujeto de la gabardina logro enojar al Ningyo de cabellos rojos y expresion en su rostro que mostraba sus necesidades por terminar con la vida de ese pistolero que había atentado contra el y contra la mujer que le salvo el trasero con la maniobra que realizo, donde podría encontrarse esa mujer?, desde que el tiroteo inicio el se desconecto del mundo teniendo como unico pensamiento el acribillar a ese hombre que ahora se ocultaba detras de la barra del bar. No tenía sentido seguir disparando y la presencia de la teniente marine lo obligo a ceder con el fuego, pudiendo sentir el hormigueo en el dedo de el que se posaba sobre su extraño instrumento de salvación, temblandole por la necesidad de seguir disparando.

-Soy Zuu...

Estaba por presentarse ante la teniente ya que el no vestia su habitual traje caracteristico de los agentes del gobierno, traje que solo los marines y gente que antes se haya topado con una entidad del gobierno conocian unicamente, pero en plena presentación el hombre de la gabardina salto desde detras de la barra hacía la mesa frente a donde estaba el hombre pez. Verlo volar en el aire llevo al super sacerdote a revolear la mesa que usaba de protección en direccion al bandido volador pero claramente la reaccion del Ningyo fue mas tardía y el elemento contundente solo se estampo contra la ventana por la que, ahora profugo, pistolero se escapaba, haciendo retumbar los cristales que quedaban por el impacto de la mesa.

-Carajo se escapo....ya casi lo teniamos...hubiera sido mi primer captura....hasta podria- Comento molesto arrojando su estuche al suelo con rabía.

Evidentemente el agente no estaba para nada feliz, su única posible diversión en el dia se le había escapado y ahora estaba insultando entre dientes a la teniente de un cabello escarlata similar al de el, si no fuera por su intromisión el tendría su primera captura y la oportunidad de torturar a alguien pero tampoco se portaría como un niño al que le quitaron su juguete por siempre. Con molestía pero velocidad, busco en su tunica con una mano y saco su insignia que lo identificaba como agente pero por las dudas realizo su presentación una vez mas pero con una cara y voz que denotaban la pesades que el agente sentía al hacer eso una vez mas.

-Agente Zuno Marshal Dernon, Profesión navegante, Miembro activo del CP1- Su dentadura afilada salia a relucir con su gesto de enojo en el que se veían sus dientes, si uno lo miraba de cabeza parecería una sonrisa muy poco amigable.

Al igual que la Marine el también arrojo su placa con el respectivo carnet con el que venía hacia la oficial de rango mas alto en la marina, claro el no respondía a ordenes de esta pero si tenía que hacer toda las presentaciones formales, algo que el detestaba.

Ese día había sido un completo desastre, con solo ver las condiciones precarias como resultado del enfrentamiento bastaba, una marina herida en el brazo, otro herido en el estomago, el bar estaba completamente en un caos si no se consideraba destrozado por algunas cosas, todo indicaba que era un fracaso para los azules, y para el hombre pez de negro y rojo. Viendo todo el lugar, Zuno enfoco su vista en la mujer que fue herida en el brazo mostrandose inexpresivo ante esta antes de cerrar sus ojos y rascarse la nuca hablando lo suficientemente fuerte para que lo escuchase.

-Oye chica condimento...gracias por la ayuda pero no era necesario...si me perforaban un pulmon al menos podría sacar algo del humo que tengo alojado en cada uno jejeje.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un buen dia.

Mensaje por Invitado el Vie Jul 08, 2011 2:24 pm

Ilusa de ella... ¿De verdad había creído que iba a rendirse? La verdad, sí. Tenía la mala costumbre de esperar lo mejor de la gente, y a veces se llevaba chascos como aquel. Chasqueó la lengua, molesta por la reacción del criminal. No obstante, su prioridad era su prioridad; y en ese momento lo que más le importaba era atender a los heridos. Pero era una mujer, y podía hacer dos cosas a la vez. Sin dudarlo, envainó su espada, y se giró hacia los médicos. No hizo falta más, y ambos fueron sin dudarlo a atender a los heridos. Tanto los reclutas uniformados, como a la recluta rubia. También al que se presentó como un agente gubernamental. Arrugó la nariz al oirlo. No sentía mucho agrado por los agentes secretos, ya que la mayoría no era más que asesinos sin emociones. Pero eran heridos, y eso era lo que importaba.

-Me encantaría quedarme a charlar, pero no podemos dejar que se escape. Cuando vuelva, os invitaré a una bebida por vuestros esfuerzos. -añadió, con una sonrisa, antes de saltar por la ventana que había utilizado el fugitivo para abandonar el local, atravesándola con gracilidad. No le fue difícil seguir su rastro, pues se había percatado de la herida de su perseguido, y la zona dejaba un pequeñito rastro de sangre. Acababa en un par de paredes estrechísimas. Vio claro el movimiento que había hecho él, y escaló esas dos paredes con una facilidad pasmosa, como si moverse en terrenos así fuese con ella. Cuando alcanzó el tejado, se topó con uno de los tiradores que había puesto allí. Mientras subía, había oído disparos.

Y es que los "francotiradores" habían visto al individuo salir corriendo entre los tejados. Dos de ellos habían comenzado la ráfaga, buscando derribarle con disparos; mientras que otros dos habían ido a avisar a los pelotones de tierra, para informarles de que el criminal había roto el perímetro y salía huyendo en dirección Este. El último, tras unos pocos segundos, apenas diez, vio a Brelaina subir por al tejado y corrió a informarle, con presteza y diligencia. Estaban bien entrenados y el plan estaba bien controlado.- Teniente, el criminal ha huido hacia el Este. Parecía herido, no lleva mucha ventaja. -Brelaina no contestó nada aparte de asentir con una sonrisa e iniciar una carrera. Ella estaba sana y se creía en mejores condiciones físicas que él. Así que, corriendo, no tardaría en alcanzarle.

De hecho, podía verle, lo que facilitaba notablemente su persecución. El tejado donde estaba en ese momento era plano, lo que le daba la capacidad de tomar velocidad. Entonces, con el impulso, saltó al siguiente tejado. En esta ocasión, era triangular, pero tenía un pequeño rebaje en la parte inferior. Por allí era más sencillo correr. Estaba buscando las rutas más "limpias" para conseguir recortar la distancia. Por el suelo, podía escuchar como las tropas corrían por las calles de los alrededores. Ante cada bifurcación, se dividían ligeramente, y cuando dos caminos se encontraban, los pelotones se unían. Podían cubrir hasta un total de doce calles diferentes y, un solo disparo, alertaría a la Teniente y al resto de soldados de la ubicación del pirata, en caso de bajar a tierra. Por los tejados, era presa fácil para la espadachina, más ágil y ligera por constitución que él. Además, como se dijo antes, ella estaba sana.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un buen dia.

Mensaje por Invitado el Vie Jul 08, 2011 4:17 pm

Mientras corría saltando de tejado en tejado, los malditos marines que como pensé estaban dispersos por la ciudad, me empezaron a disparar, por suerte estaban alejados y intentando esquivar como pude pude esquivar todos los balazos de esa ráfaga excepto uno que me dio de nuevo, en el brazo derecho, me pregunto si tendrán alguna manía con darle tanto a mi brazo derecho, mire hacia atrás para ver la situación y que peor podía ver, ahí estaba la teniente corriendo detrás de mi, aun le sacaba algo de ventaja pero no tardaría mucho en alcanzarme, era momento de intentar esconderse, cuando llego el momento de saltar a otro edificio en vez de saltar y alcanzarlo, me deje caer, en la calle, curioso, no había nadie, parecía una zona abandonada, rápidamente entre en una de las casas que al estar abandonadas no estaban cerradas, la casa era como un simple cubículo, no me imagino quien podría vivir allí, rápidamente me puse en la esquina inferior izquierda, en la parte inferior estaba la puerta, y esta habría hacia la derecha, es decir que si entraban les vería enseguida, aun con el arma en mi mano apunte mas o menos donde creía que estaría el pecho de esa mujer que no hacia mas que perseguirme y espere.

No había ninguna ventana que dejara ver mi posición, así que estaba en un completo ataque sorpresa, si la teniente conseguía esquivarlo, seria increíble, como ver a alguien sobre humano.


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un buen dia.

Mensaje por Invitado el Vie Jul 08, 2011 6:13 pm

La teniente no perdió el tiempo con formalidades y enseguida indico a uno de los médicos para que se acercase a mi y me vendase el brazo, enseguida se acerco uno de los marines y empezó a vendarme el brazo. Como el chico de a gabardina salio huyendo, la teniente decidió seguirlo por donde escapo.

-es…espere teniente- no me escucho, me aparte del medico con mi herida a medio vendar y corrí a coger mi otra pistola que estaba cargada-marine, tengo mis pertenecías en esta caja por favor cuídelas ¡y tu!-me gire al cp1- ¡no vuelvas a hacer chistes o comentarios de mi nombre!

Sali corriendo por la puerta, esperaba a que el nyogin fuese capaz de perdonar mi violenta reacción, pero si algo no podía soportar es que hicieran bromas o coñas de mi nombre. Ya más tarde le invitaría a algo como compensación.

Al salir al exterior, me di cuenta que los marines corrían en dirección este, fui corriendo detrás de ellos y solo los alcance hasta que se detuvieron frente a una casa que parecia estar abandonada. El tirador había decidido esconderse allí

-tu, ¿quien eres? identifícate- Pregunto uno de los marines al verme

-recluta Paprika Stapledon-maldita sea, de ahora en adelante nunca mas saldré a la calle como civil- estuve dentro de la taberna durante el tiroteo.

-mm…. de acuerdo ¿que sabes de él?. Del que esta ahí dentro

- Parece un novato, pero no es un tirador cualquiera me dejo herida junto a otros tres marines, es capa de usar amas duales, pero tiene inutilizado uno de sus brazos

-my bien, entonces lo mejor sera rodear la casa, Lady Alagondar querrá entrar ella sola.

asenti con la cabeza y junto a los demas marines empezamos a rodear la casa, procurando no dejar ninguna zona por la que el chico de la gabardina pudiese escapar, yo me quede apuntando desde una esquina la puerta de la casa. Si el chico intentaba salir seria acribillado.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un buen dia.

Mensaje por Invitado el Sáb Jul 09, 2011 2:25 am

El tiempo no se detenía ni un solo segundo para nadie en ese lugar, el padre tiempo no era de hacerle favores a la gente tampoco como para que alguien se sintiera privilegiado al respecto, los marines médicos rápidamente se encargaban de los respectivos heridos, del que tenía la bala incrustada en el estomago, sin duda el más delicado de todos y de la chica con nombre de condimento a la que el agente le había hecho un comentario chistoso con respecto al mismo aunque no esperaba que se lo tomase bien tampoco y su rápida reacción ante la burla fue la prueba, algo que solo provoco un re soplido del Ningyo como si dijera "Que mas da".

Fue en ese momento que recordó la fuga del pistolero algo que solo lo llevo a tomar su placa, guardarla en el bolsillo interno de su túnica y correr hacía la salida con su estuche en mano, buscando rápidamente a alguno de los marines que seguro habían venido con la mujer de rango de teniente, no fue difícil el asunto de seguir a estos por la calle en dirección clara hacía donde se movía el sospechoso, no hacía falta ser un genio súper dotado para deducir eso, aun así el hombre pez no entendía por qué esa manía de huir por los tejados, todos seguramente querían parecerse a alguna clase de súper héroe, uno con algún disfraz ridículo de colores estrafalarios de rojo y azul, al de la gabardina no le faltaba mucho para parecerse a dicho "súper tonto" como diría uno de sus personajes favoritos de libros, una frase no muy elocuente pero ideal para describir a alguien que llegara a cumplir esas características.

-A este paso ese tipo caerá del techo para caer en un cajón- Zuno se mostraba algo impaciente al decir eso mientras se mordía uno de sus dedos.

Al parecer quería ser testigo de ese evento que se imaginaba en su retorcida cabeza, pero al llegar al lugar donde se encontraba el prófugo aparentemente encerrado en una casucha que no tenía ventanas y una puerta de momento, el mentalmente enfermo sacerdote, quien veía como rodeaban ese lugar los marinos con mucha facilidad, por las dudas se saco una duda y le hizo señas a uno de los marines que seguro era del grupo que antes había estado disparando contra el prófugo, no había visto los disparos pero si las múltiples explosiones características de las armas de los mismos cuando corría hacía esa posición, aun así al menos tenía conocimiento del lenguaje en señas para operaciones especiales de ese tipo que era igual de común tanto en el CP como en la Marina, realizando las básicas para preguntar a uno de los oficiales que tenía visión desde detrás de la casa si la misma poseía algún tipo de vías de escape, puertas o ventanas pero el mismo le negó la existencia de tales, el pistolero estaba completamente atrapado en esa casucha improvisada.

-No hay que pensársela tanto- Comento en voz alta para hacerse notar, tanto la mujer de la armadura como la otra la que antes había recibido una bala por él, haciéndose notar.

Camino a paso relajado hasta llegar a uno de los reclutas que tenía un megáfono y quitárselo sin preguntarle así ajustar el volumen dejándolo muy alto lo suficiente como para llamar la atención de la persona de dentro de la casita.

-Hola hola probaaaaaandoooo.....Escucha chico de capa roja....te recomiendo entregarte por las buenas, si sales e intentas algo serás acribillado y si no sales yo mismo acribillare la casa hasta que alguna bala te dé....tienes 5 segundos.....Créeme que me muero de ganas por hacerlo pero el protocolo es importante....así que vamos uuuuunoooo.- La voz del monje podía sonar algo altanera pero no había una pisca de mentira en sus palabras.

Incluso le temblaban los dedos que una vez más estaban dentro del estuche, vibrando encima del gatillo de su arma oculta sin poder esperar un solo segundo de mas por accionar su arma contra la precaria casa, tal vez no todas sus balas llegaran a atravesar la pared de la misma pero aunque sea unas pocas lo harían a la fuerza y con mucha suerte darían en el objetivo que era aquel hombre que había atentado contra su vida. Técnicamente debería sentir el afán de odiar a los humanos como cualquier miembro de su raza pero para él la salvación la merecían todas las almas, el gran y todo poderoso dios se encargaría de juzgarlas luego y mientras estos pensamientos rondaban por su mente la cuenta seguía su curso, esperando que no saliese antes del fin de la lenta y pausada cuenta progresiva solo para tener una escusa de usar a su querido Bad Buda.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un buen dia.

Mensaje por Invitado el Sáb Jul 09, 2011 10:42 am

La carrera estaba dando sus frutos y poco a poco, la distancia fue reducida. Los pasos de la atlética Brelaina la acercaban progresivamente hacia quien huía de ella tras haber cometido el crimen. Un poco por atrás, le seguían los demás reclutas. Entonces, en un momento determinado, el fugitivo saltó a la calle, posiblemente tras darse cuenta de que esa carrera por encima de los tejados no le llevaría a ningún sitio; buscando con toda seguridad un lugar en que esconderse. Brelaina memorizó el lugar por donde había saltado y cuando, tras unos segundos alcanzó su posición, saltó con gracilidad, llevándose la mano derecha a la empuñadura de su espada, por precaución más que nada.

Al aterrizar en la calle, apoyando su mano izquierda en el pavimento, notó una ligera humedad cálida en la mano. Una mirada le bastó para deducir que era sangre. Eso dejaba claro que su adversario se había dejado caer allí. La sangre era más evidente, y conducía a una pequeña casita, poco más grande que un cobertizo. Poco tiempo pasó hasta que llegaron los marines que habían ido por las calles. También llegó la chica rubia del bar, que al parecer había sido ya tratada por los médicos. Por último, el agente gubernamental hizo acto de presencia, tomando el megáfono y autoproclamándose el director de la operación. Este acto irritó a Brelaina, pues era el motivo por el cual sentía desprecio por el Cipher Pol. Trabajaban por libre, pero no se contentaban con ello y tenían que inmiscuirse en los asuntos de la Marina... No hacían más que estorbar.

-No tengo autoridad sobre usted, pero puesto que dudo que el gobierno le haya encargado una misión especial sobre el asunto, y teniendo en cuenta que en Logue Town se encuentra un Cuartel de la Marina; este asunto es nuestra responsabilidad, gracias. -dijo con rudeza, arrebatándole el megáfono al pelirrojo y dándoselo a uno de los agentes bajo su mando. Entonces, tomó la decisión de zanjar el asunto por la vía rápida. Necesitaba dar un golpe de autoridad y no dejar que ese CP se le subiera a la chepa y, sobre todo, que no pisotease la autoridad de la Marina de Logue Town, los que de verdad velaban por la protección de la Ciudad.

Observó la puerta, que abría hacia dentro y hacia la derecha. Alguien arrinconado en un lugar así, lo más lógico es que estuviese preparando una emboscada en la parte izquierda, o que por el contrario se escondiese en la parte derecha, tras la puerta. La acción a seguir estaba clara. Brelaina tomó su espada con la diestra y abrió la puerta con la derecha, sin empujarla, sólo girando el pomo. Entonces, sacando fuerzas, golpeó la madera con la pierna derecha e hizo que la puerta girase ciento ochenta grados, demostrando que tras la puerta no había nadie. Entonces, sólo quedaba un lugar... Mientras los reclutas alzaban sus armas y apuntaban a la puerta, Brelaina rodó hacia el interior, para moverse más deprisa y evitar un disparo a bocajarro. Cuando se colocó en posición natural, agachada aún, sostenía su espada frente a su rostro, a modo de defensa, mientras que sus ojos buscaban al pelirrojo para lanzarle una estocada en cuanto tuviera la oportunidad.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un buen dia.

Mensaje por Invitado el Sáb Jul 09, 2011 11:11 am

Off: Brel me dio permiso para controlarla y decir que me da una estocada.

Cuando estaba esperando a mi perseguidora, los marines que no eran ella, llegaron antes, y por el megáfono se oía como pedían mi rendición, me daba igual no iba a rendirme, que entraran, así por lo menos me llevaría alguien por delante, de repente el tipo se callo, todo estuvo en silencio hasta que el pomo empezó a girar, y de repente la puerta se abrió como si le hubieran dado un golpe, me concentre, pero no paso como esperaba, mi perseguidora había entrando rodando y al levantarse me clavo la espada en el estomago, no pude hacer nada, estaba herido y nervioso, no podía reaccionar a tiempo, empece a sangrar rápidamente y me desmaye, mi pistola cayo al suelo.


OFF: Ya acabo el tema, solo falta que posteen que me curan y me ponen esposas y me tiran a la carcel o como vean x3

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un buen dia.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 :: East Blue :: Loguetown

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.