[Prólogo I] Vuelta a casa del capitan Dark.

 :: East Blue :: Loguetown

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

[Prólogo I] Vuelta a casa del capitan Dark.

Mensaje por Invitado el Dom Jun 12, 2011 2:56 pm



.Vuelta al hogar.


Un catalejo mohoso se colocaba cerca de su ojo izquierdo permitiéndole observar con mayor detalle el lugar, su sonrísa se expandía con cada nueva imagen al tiempo que el personaje desaliñado agarraba el pequeño mástil de la ligera embarcación con la que cruzaba el océano. Apenas un bote de dos remos y una vela aún más desaliñada que su tripulante... ¿Pero realmente eso importaba? Estaba en casa... y eso lo cambiaba todo... una nueva aventura, un nuevo navío....

El espacio que lo separaba de la costa se mantuvo agarrando el pequeño timón de la barcaza sonriendo de oreja a oreja mientras el viento hacía ondear sus rizados cabellos revoloteando contra su propio sombrero, el imponente y extraño hombre mantenía la vista fija en el horizonte, limitándose a mantener el timón en la dirección correcta.

No tardó demasiado en alcanzar el empedrado muelle pesquero de la ciudad, obviamente no sin hacer más de un remate para impedir que uno de los monstruosos barcos de la marina acabara con su pequeño bote. Tras arriar la vela y amarrar el con movimientos seguros a la primera arandela que encuentra, el desconocido para todos coloca los brazos sobre sus propias caderas y sonríe mostrando un dorado diente.

-Bienvenido a casa Capitan- Menciona el extraño hombre aspirando el olor del océano para llenar sus pulmones contra el conocido olor de la majestuosa ciudad- Logetown, la ciudad del Alfa y el Omega ¿Qué tienes de nuevo para mí?

Las desconcertantes palabras del desconocido atraen la mirada de algunos extrañados transeuntes que lo miran con desconfianza, sensación que se agrava tras dirigirle una leve mirada, aquél tipo no podía traer nada bueno a la ciudad ¿Sería un pirata? ¿Un ladrón? ¿Un asesino? ¿O todo junto? Sus pintas no dejaban lugar a dudas, no podía ser signo de buena dicha.

A pesar de ello el desconocido se limita a hacer una breve reverencia y retirar el sombrero de su testa de manera teatral al primer marinero que se detiene durante unos minutos observándole esctrutador. Suma a tal imagen una sonrisa radiante y un guiño de sus profundos ojos para suavizar los ánimos del mastodonte que le observaba.

-¿Una buena taberna marinero?-Le pregunta con voz profunda- Hace mucho que no vengo por aquí, necesito recuerdos del hogar...

Ante estas palabras la mirada del gigantón vestido de rayas se suaviza un poco y señala hacia la derecha en el mismo muelle, mirando al pirata con ojos de fuego antes de responder a su pregunta.

-El cerdo marino- Contesta de forma brusca- No armes jaleo forastero...

El pirata agradece con un gesto de cabeza la información y se encamina de manera tranquila en la dirección indicada al tiempo que silba una alegre melodía que le recordaba los viejos tiempos, se había criado allí, conocía el muelle como la palma de su mano aunque hiciese casi tres años que no pisara aquellas aguas, la taberna era eterna y tenía más años que el propio hombretón... ¿Pero de alguna manera tenía que librarse del tipo raro no?

Se sonrió a sí mismo y se limitó a continuar su camino, sin olvidarse obviamente de dirigir alguna que otra mirada lujuriosa, algún comentario o alguna sonrisa lasciva a las jóvenes que paseaban por el lugar devorando con los ojos a los marines, pescadores o a los propios piratas.

---Dark---


Última edición por Dark el Dom Jun 19, 2011 6:17 pm, editado 1 vez

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: [Prólogo I] Vuelta a casa del capitan Dark.

Mensaje por Invitado el Lun Jun 13, 2011 5:10 am

Había salido huyendo de la plaza tan rápidamente como pude. Durante unos instantes, me escondí en un callejón para hacer algo con la herida del brazo, que todavía brotaba sangre de ella. Me quité la camisa, la arranqué la manga izquierda y me la puse a modo de pañuelo encima de la herida. Al menos de esa manera no habría tanta pérdida de sangre. También esperé agachado detrás de unos barriles para recuperar un poco las fuerzas y que si hubiese algún marine persiguiendome, pasara de largo. Mientras esperaba, me dio un pequeño bajón de energía, pues toda la adrelanina producida por la ira que me había estado recorriendo el cuerpo durante las últimas horas habían desaparecido y todos los achaques del cansancio empezaban a florecer en mi cuerpo.

Tras unos minutos esperando en el callejón, ya había descansado lo suficiente como para buscar un escondite adecuado. Un callejón a la vista de todos no era lo más indicado y como alguién le de por seguir el rastro de sanger que he ido dejando desde la plaza central hasta allí me acabaría encontrando y sería peor. Levanté la mirada por los barriles y observé que no había mucha gente a la vista. Me pusé el resto de la camisa normalmente y salí con toda la tranquilildad del mundo. ¿A dónde debería dirigirme? Estaba bastante claro que no podía ir hacia el centro, pues la plaza de la que huía estaba allí y habrían muchos marines investigando el asesinato. Pues tal vez debería tomar la dirección contraria: tirar para el puerto. No estaba en condiciones de navegar, pues tenía un brazo herido, había perdido bastante sangre y estaba sin energías, pero tal vez podría encontrar refugio en alguna taberna y recuperar energías para enfrentarme a mi nueva situación de prófugo.

Conseguí llegar con las pocas fuerzas que tenía hasta la calle del puerto. Necesitaba comer algo y descansar, así que lo mejor sería entrar en la primera taberna que viese. Un poco más cerca del puerto que de donde me encontraba yo, observé el letrero de una tasca: "El cerdo marino". Sin pensarmelo dos veces, me dirigí raudo hacia la taberna en busca de comida y bebida. Esperaba que me hiciesen un buen precio, pues no estaba para derrochar dinero. Tal vez encontrase allí algún panoli al que robarle todo su dinero en la taberna.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: [Prólogo I] Vuelta a casa del capitan Dark.

Mensaje por Invitado el Lun Jun 13, 2011 5:30 am

El pirata no tardó demasiado en llegar a la puerta de la taberna... bueno demasiado no, considerando que había detenido su avance varias veces para cortejar a más de una dama despistada deteníéndose a observar las bonitas proporciones de una de ellas justo cuando iba a entrar en el populoso antro. Éste despiste le valió para estrellarse contra un tipo de mala cara que aparentemente se disponía a cruzar la entrada antes que él.

Se detuvo a observarlo un momento dando un paso atrás para no molestarle demasiado exhibiendo una metódica sonrisa para cuando éste se volviera, después de todo era su fuerte sonreir y aparentar que no había pasado nada. Desgraciadamente para el desconocido el capitán si que se había percatado de algo que podría valerle más de una explicación al joven, unos de los brazos del joven portaba una venda mal colocada manchada del fresco color carmesí de la sangre humana.

El pirata sonrió interiormente ante este detalle, los ojos cansados del otro no tenían una actitud demasiado desafiante así que el capitán recolocando su sombrero de tres picos, echó un brazo al hombro del joven, que sería quizás unos 20 centímetros más bajo que el curtido marino, y lo empujó ayudandose de su aunque no aparente, sí real, fuerza al interior de la taberna, instándole a ser un poco más rápido.

-Vamos muchacho la bebida nos espera...- Dijo el pirata con voz ronca- Éste es el antro con menos clase pero con más estilo de toda esta gigantesca ciudad, te invito a un trago de buen vino.

No pensaba pronunciar muchas palabras más así que abrió la puerta del local de una patada empujando al chico para que se introdujera junto a él en la algarabía del lugar. El olor a humanidad, cerdo asado, pescado semi-fresco y el calor acumulado golpeó el rostro de los recién llegados que se aventuraban al interior del renombrado lugar.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: [Prólogo I] Vuelta a casa del capitan Dark.

Mensaje por Invitado el Lun Jun 13, 2011 5:52 am

Estando ya cerca de la puerta de esa tasca, un hombre de chaleco azul, un llamativo sombrero de tres picos y unas pintas algo excéntricas se acercó a mí. Tras mirarme un poco de arriba abajo, me echó el brazo sobre el hombro, como si fuésemos amigos de toda la vida. Aunque dijo que me iba a invitar, estaba a punto de rechazar su invitación cuando observé a lo lejos a una pareja de marines. Además, era demasiado ávaro como para negar algo gratuito y este tipo parecía no tener muchas luces, tal vez podría sacar una pequeña compensación económica a su costa.

-Ale, ¡vámonos de juerga!- le dije, con un tonillo de voz algo apagado, debido al cansancio.

Entramos dentro y la sensación que me dió fue bastante mala: el ambiente estaba muy cargado, la iluminación era realmente paupérrima, había una mezcla de olores entre cerdo, pescado, tabaco y sudor realmente nauseabunda, había una clara falta de limpieza y no había ni siquiera buena música reproduciendose en la gramola. Tal vez fuese éste el peor antro de toda la ciudad, pero al encontrarse en una zona portuaria, estaba plagado de piratas que llegaban allí tras largas travesías a emborracharse y fardar de sus hazañas.

Nos dirigimos a una mesita situada en el rincón izquierdo del bar, justamente pegada a la barra, que era la única que no estaba ocupada por algún borracho. La verdad es que el sitio era deprimente, pero era mejor eso que estar huyendo.

-Tranquilo, ya puedo yo. - Le dije a mi acompañante, quitándome el brazo y dirigiéndome a una de las sillas. Estaba agotado, pero no era ningún tullido ni nada por el estilo, por lo que podia moverme yo solito. -¡Camarero! Traiga una botella de vino y un par de vasos por aquí- le grité al dependiente. No parecíó que le agradase mi tono de voz, pero tenía que disimular que venía a emborracharme con este tipo.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: [Prólogo I] Vuelta a casa del capitan Dark.

Mensaje por Invitado el Lun Jun 13, 2011 6:25 am

La entrada a la taberna le llenó los pulmones de lo que en realidad ansiaba, un antro, en aquellos lugares no solo se encontraba lo que uno buscaba sino que si se sabía cómo se podía sacar una buena pasta. Su viejo padre gastaba en aquél lugar la mayor parte de lo que ganaba codeándose con piratas, borrachos y maleantes y soñando con que alguna vez conseguiría salir de aquella isla para vivir aventuras... cosa que realmente nunca hizo.

A pesar de todo el pirata sonrió asintiendo a las palabras del aparentemente cansado muchacho y dejando que él tomara asiento por sí mismo, le sonrió y se sentó de manera despiistada en la silla frente a él observando la estancia. Un viejo bardo cantaba con un tono de voz ebrio y esmirriado en una esquina, seguramente soñando con sacarse algunas monedas para continuar emborrachándose o cómo pago por la borrachera que ya llevaba encima, lo que realmente buscaba el pirata era a la hija del tabernero, aquella pelirroja de mirada salvaje que tantas veces había vuelto loca a su hombría.

Al mirar a jocoso gordinflón dueño del local y la mirada agridulce que siempre lanzaba a todos el pirata se puso en pie, en el momento que el tipo de prominente barriga soltaba dos jarras de turbia cerveza sobre la carcomida mesa de madera. Abrazó al tipo y prácticamente lo levantó en volandas mientras sonreía.

-¡Waine!¡Viejo tabernero ladrón!- Gritó el pirata estrujandolo y dejando de nuevo que sus rollizos pies tocaran el suelo- ¿Dónde está tu preciosa hija? ¿¡Mi querida Maya!? Seguro que me hecha de menos.

El grandullón necesitó un momento para reconocer al extrafalario personaje que le abrazaba con tanto cariño, tardó varios segundo sen reconocerle pues parecía que el pirata había cambiado más de lo que creía. Cuando por fín averiguó de quien se trataba sonrió y le propinó un golpe cariñoso en la mejilla.

-¡Little D! ¡Estás hecho todo un pirata!- Gritó el hombretón sin preocuparse de que alguien le oyera- ¿Té apetece algo de comer? Le diré a Maya que te prepare algo y te lo sirva- Mencionó con alegría.

El pirata asintió y deslizó unas monedas en las manos del posadero golpeándole la barriga con suavidad y lanzándole un guiño cariñoso para un segundo después tomar asiento frente al joven personaje que estaba sentado frente a él pasándole una de las jarras que el otro había colocado en la mesa.

-Bebe muchacho, parece hacerte falta. Bueno me presento- Menciona el pirata con tranquilidad- Soy el Capitan Dark, pirata de profesión... y ésto muchacho es "El cerdo marino" taberna de ladrones, piratas y maleantes como tú y como yo- Le guiña un ojo con tranquilidad.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: [Prólogo I] Vuelta a casa del capitan Dark.

Mensaje por Invitado el Lun Jun 13, 2011 7:17 am

Una vez me senté en esa cochambrosa silla, todo en mi cabeza empezaba a volver a organizarse. Un asesinato da para mucho en lo que pensar, pero observando a toda esta escoria pasándoselo tan bien me reconfortaba un poco de que ése iba a ser mi futuro: huir de los marines, arrasar con lo que pudiese y hacer la juerga padre cada dos por tres. No era mala idea esa, siempre había tenido una cierta inclinación por el pillaje y el robo, pero nunca me había planteado dedicarme a ello, y mucho menos llegar a una situación en la que me encontraba ahora mismo.

Observé que mi acompañante tenía un buen trato con el dependiente, un trato bastante cálido como si se conociesen de toda la vida. Sentí un poco de envidia y de pena, pues el único tabernero con el que había guardado una relación parecida estaba muerto. Pero ése no era el momento de pensar en el pasado, sino de olvidar y de mirar hacia el futuro.
Una vez que el estrafalario hombre que me acompañaba se volvió a poner en la mesa, comenzaron las presentaciones. Se presentó como un capitán pirata. La verdad es que sus pintas no parecían las de una persona de a pie, pero no creía que fuese un capitán. Parecía ser más un piratilla que hablaban más de lo que deberían. Íba a seguirle el juego un poco.
-Encantado. A mi me llaman Hayato. - Dije y le di un buen trago al vaso de vino. - Buen lugar para reunirse a emborracharse, podría decirse que es variopinto.- dije, por llamar de alguna manera a este antro. No podía decir que era malo, pues si conocía al dueño, tal vez le ofendiese y se liase otra bronca. Éso no me convenía para nada.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: [Prólogo I] Vuelta a casa del capitan Dark.

Mensaje por Invitado el Lun Jun 13, 2011 9:54 am

Le empezaba a caer bien aquel tipo, callado, observador y vigilante. Además al pirata le parecía que acababa de entrar en un buen lugar, la ebria algarabía de los parroquianos sumado al sonido de las poco melodiosas notas del bardo daban al lugar el ambiente que tenían todos los bares portuarios típicos, sórdidos, tórridos y sin ley alguna. Aparentemente era lo que el joven personajillo necesitaba.

El pirata permaneció mirando al joven durante unos minutos mientras daba un suave sorbo del vaso que el posadero había traído para ellos, estaba evaluando lo que era en realidad el muchacho y cuales serían sus habilidades y pensamientos. Realmente no tenía muy buena cara y la alegría del momento no parecía contagiarse en su rostro aún a pesar de encontrarse en el lugar en el que se encontraba, Loguetown la tierra de las oportunidades, así que decidió ser curioso y preguntar.

-¿Y qué es lo que te trae por Loguetown forastero?- Preguntó el pirata tranquilamente- ¿Buscas una oportunidad?

Se mantuvo esperando la respuesta del joven dejando de prestar atención al rostro de éste para fijarla en la joven pelirroja que salía de la parte trasera del local a través de la descolorida puertezuela que se encontraba tras la barra, allí estaba Maya, sonreía jovial a los parroquianos como había hecho siempre aún a pesar de odiar el lugar cómo muchos de los pescadores de la zona, era extraño verla fuera de la cocina ya que la mayoría de los personajes que allí se reunían no eran demasiado agradables con ella.

El pirata la saludó con la mano mientras esta preparaba la bandeja para traerles la comida que acababa de preparar. Tras ésto volvió la atención al joven aún esperando la respuesta de éste sin olvidarse de volver a dar un trago de su correspondiente jarra.

-Éste sitio es un antro, pero es agradable- Le guiñó un ojo al muchacho con tranquilidad.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: [Prólogo I] Vuelta a casa del capitan Dark.

Mensaje por Invitado el Lun Jun 13, 2011 11:34 am

Intentaba mantener la cabeza alta, pero no lo estaba consiguiendo. Entre el cansancio y la preocupación por el futuro no podía estar muy alegre. Aunque el ambiente era ameno en ese aspecto y ya había vengado a los muertos, no tenía muchos animos.
Cuando me hizo la pregunta sobre cuál era mi razón para estar en Loguetown, no podía decirle que había venido a matar a alguien aquí y menos en una taberna como esta, donde hay tantas personas que cualquiera puede dar un chivatazo a la Marina. Tal vez esa parte sería mejor ocultarla hasta saber si podía ser de confianza o no. Mientras, seguiría con el teatrillo de víctima.

-Pues no mucho la verdad, tenía que resolver unos asuntos pendientes en la ciudad para poder embarcarme con mi tripulación hacia el Grand Line.-Respondí, intentando mantener un tono más alegre. Era el momento de olvidar y emborracharnos. -En cierta manera, sí. Ando buscando la gente necesaria para que podamos embarcar a ese gran mar misterioso, llenos de tesoros y tías buenas a las que asaltar.

Después de la respuesta, observé cómo se acercaba la camarera con un cacho de carne para Dark. Por la conversación de antes, había escuchado que era la hija del gordo que lleva este tugurio de mala muerte. No me explico como un hombre así puede tener una hija tan guapa. Aunque no era mi tipo, no era exactamente dificil de mirar. También me fijé en cómo la miraba Dark, casí parecia que se la comía con los ojos de lo fija que era su mirada. Parecía que a mi curioso acompañante le había salido un amorzuelo. Me reí para mis adentros, pues eso podría resultarme de ayuda en el futuro.

-No te lo niego. - admití. A pesar de ser uno de los peores locales que había frecuentado, era bastante acogedor. Le di un largo trago a la jarra de vino y le pregunté-- ¿Y que hay de tí? ¿Cuales son tus planes de futuro?

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: [Prólogo I] Vuelta a casa del capitan Dark.

Mensaje por Invitado el Lun Jun 13, 2011 12:03 pm

El pirata sonrió a la joven cuando ésta le puso el plato de carne frente a los ojos, le guiñó un ojo y le dió una palmada en el trasero con confianza a lo que ella respondió con una jocosa risita y una mirada altanera a los dos personajes. Sonriendo a su compañero el pirata sostiene de nuevo su jarra en alto y da un largo trago para acabar con ella indicando a la joven que le trajese lo acostumbrado.

-Sigues igual de guapa pelirroja- Menciona el pirata con tranquilidad- Deberías tener cuidado con estos tipos- Sentencia con tranquilidad al tiempo que ella se apresura a traerle una nueva bebida.

Volviendo a prestar atención a su compañero asiente a las palabras del muchacho absorviendo los deseos del joven dentro de su propia forma de ver las cosas y de lo que conocía. Había visto mucha gente partir hacia Grand Line, había navegado junto a algunos de ellos e incluso había comandado su propia nave en busca del gran tesoros... hasta el día de autos recordó el pirata. Éste hecho le hizo cambiar levemente el semblante durante unos segundos para volver a sonreir jocoso acto seguido.

-Grand Line, ¿Buscas el tesoro de Gold Roger chico?- Pregunta el pirata con interés- Apoyo lo de las tías buenas- Añade en voz baja el estrafalario personaje- Que las hay- Vuelve a guiñarle un ojo cómplice.

Comenzando a cortar la carne con el desafilado cuchillo que la muchacha le había colocado junto al plato observa a su compañero, antes de decidirse si contar o no la totalidad de su historia o emepezar con una de sus viejas aventuras. El chico parecía triste, cansado y descolocado en el lugar pero al menos trataba de pasar desapercibido e incluso mostrar cierto gusto por el sitio en el que se encontraba. El pirata empuja el otro plato que estaba colocado junto al borde de la mesa y comienza a narrar lentamente.

-Mis planes de futuro...-Masticó las palabras durante unos instantes en los labios antes de continuar- Volver al mar- Sonrio un instante- Navegar, ver el resto del mundo que me queda, saquear, maldecir, beber, disparar... ya sabes la típica vida de cualquier lobo de mal de leve moral...¿Eres esa clase de hombre?- Sonríe ante la continuación de sus palabras.

Una voz desagradable interrumpe las palabras del pirata seguida de las quejas sonoras de la muchacha que les había servido, parecía ser que alguien estaba intentando propasarse con la joven tabernera, cosa que hace que la cabeza del pirata gire noventa grados con un suspiro, para clavarse en el tipo gordinflón de cara rolliza y mirada desbocada que tiraba salvajemente del vestido de la muchacha pronunciando trabadas peticiones indecentes.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: [Prólogo I] Vuelta a casa del capitan Dark.

Mensaje por Invitado el Lun Jun 13, 2011 5:58 pm

Estaba bastante claro que parecía haber algo entre este tipo estrafalario y la hermosa camarera, o al menos éso era lo que él se creía, pues parecía que la mujer no tenía mucho interés en este bribón.

-Tanto el tesoro de Roger como cualquier otro tesoro que encuentre por medio. Ya sea oro, joyas, mujeres o una buena bebida, cualquier tesoro que pueda ser robado me interesa.- dije, con una sonrisa en la cara.

Parecía que había perdido bastante sangre, pues el alcohol estaba empezando a alegrarme un poquito. Tenía bastante aguante para el alcohol a pesar de mi corta edad, cosa que aprovechaba para robar a los borrachos piratas que iban a beber a la taberna de mi difunto padre. En cuanto me alcanzó el plato, comencé a comer como si llevase dos días sin comer. Estaba falto de energías y nunca se sabe cuando la comida puede empezar a escasear.

-No.-Dije misterioso.- Soy capaz de eso y mucho más.- Continué soltando una carcajada.

Se estaba empezando a volver una comida bastante agradable hasta que un hombre de los que era bastante más fácil saltarlos que rodearlos empezó a decir obscenidades y cosas indecentes a la hermosa camarera. Ahora que me había empezado a sentir más cómodo dentro de este nido de ratas infesto, viene un obeso a fastidiarme mi comida. Aunque iba a volverse entretenido, pues la reacción de mi compañero sería la misma que yo había tenido hace un rato en la plaza y podría ver de lo que era capaz. En esos instantes sólo era capaz de usar el látigo, pues no podía hacer mucha fuerza con el brazo izquierdo a pesar de que la herida ya había dejado de emanar sangre.

-Deberías hacer algo con ese tipo, se está pasando con tu pelirroja. - Le susurré a Dark para observar cómo reaccionaba.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: [Prólogo I] Vuelta a casa del capitan Dark.

Mensaje por Invitado el Lun Jun 13, 2011 6:26 pm

El pirata sonrió cómo llevaba sin hacerlo semanas, incluso estaba empezando a pensar que los parroquianos estaban tardando demasiado en sacarlo de sus propias casillas. Había tres cosas que el pirata no podía soportar, la primera que le tocaran "Su barco", la segunda que tocaran a "Su chica" y la tercera que tocaran su bebida... y el grandullón estaba metiendose con dos de ellas.


-Ahh estabas tardando en decirlo- Menciona el pirata con tranquilidad- Ahora vuelvo chico...

Con una sonrisa torcida y levemente sádica el estrafalario personaje se puso en pie con tranquilidad, arrastrando la vacía jarra por la mesa, para encaminarse con pasos sonoros al lugar donde el mastodonde luchaba entre su borrachera y poder dominar el fuego de la pelirroja. El muchacho de rizados cabellos se colocó detrás del gigantón tocándole el hombro con suavidad haciendo que el airado personaje se volviese sin levantarse de la silla, aunque más bien parecía que ésta se combaría bajo su peso.

-Oye tú... cara de rata...- Menciona el pirata con tranquilidad- Esa botella...-Murmura señalando la que portara la joven en su mano derecha- Es mía- Sentencia como final de frase clavando los ojos en los del monstruoso tipo

El personaje clavó sus midriáticas pupilas en las del pirata mientras éste le sonríe, tensando sus músculos para el inminente golpe que planteaba propinarle al tipo si éste decidía no hacer caso de lo que acababa de decir, cosa más que probable todo había que decirlo.

-¿Y?-Murmura el tipo luchando por ponerse en pie sosteniéndose en el respaldo de la silla.

Este intervalo bastó para que la joven pelirroja escapara y se colocara lejos de lo que aparentemente iba a ser una pelea entre marinos, algo típico y a veces muy aclamado en el local. El capitan sonrió por un instante propinando un fuerte salto hacia el tipo que luchaba por levantarse.

Sin esperar tal reacción el personaje se mantuvo con los ebrios ojos clavados en el estrafalario ser que se abalanzaba sobre él, hasta que un segundo más tarde de que el cristal de la jarra hiciese mueca en su rostro, el cerebro decidió mandar por fin el estímulo del movimiento a sus piernas que se trabaron y derramaron el monstruoso cuerpo del tipo en el suelo.

-Era mía...-Murmura con tranquilidad volteándose ante la atónita mirada del resto de los ocupantes de la mesa.

Tomando de nuevo asiento frente al joven eleva el brazo esperando que la muchacha regresara con su querida botella de ron. Ésta no tardó en venir y dejarla junto a la mesa, acariciando como recompensa levemente la barbada mejilla del pirata.

-Anda llama a la marina... que se lleven a ese tipo tan feo...-Le guiña un ojo- Te espantará la clientela...

Clavando de nuevo los ojos en el joven frente a él entrega un profundo sorbo a su sediento gaznate, para acto seguido probar de nuevo la carne que la joven había preparado para él y sonreir de nuevo al acompañante que tenía frente a sí.

-Esto suele pasar- Menciona con tranquilidad- Maya es una amiga de la infancia, no me gusta que la traten así gente tan... desagradable- Comentó las últimas palabras con algo de asco y desagrado como si las escupiera- Disculpa la interrupción amigo. El caso es que yo estuve en Gran Line... o casi- Sonrió tristemente

Ante estas palabras continuo comiendo con pesadumbre mientras la muchacha regresaba con paso tranquilo a sus quehaceres, como si realmente estuviese acostumbrada a que le pasasen aquel tipo de cosas. El pirata tampoco parecía darle mucha importancia al hecho de que acabara de tumbar a un tipo con el doble de cuerpo que él de un simple jarrazo en la cabeza sin despeinarse.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: [Prólogo I] Vuelta a casa del capitan Dark.

Mensaje por Invitado el Mar Jun 14, 2011 4:19 am

Me hizo bastante gracia el comentario de Dark antes de levantarse y no pude evitar esbozar una sonrisa. Aproveché que se levantaba para ponerme cómodo y disfrutar del espectáculo más que probable que habría en la pocilga esa. Estaba bastante entretenido observando cómo el extraño pirata se envalentonaba frente al ballenato que estaba tocando a "su chica". Me extraño oirle preguntar por la botella, pero fue bastante astuto pues consiguió que la jóven se zafase de la presa que le había hecho el hombre ése. Aunque lo más sorprendente fue que fuese capaz de derribarle de un sólo jarrazo. Este tipo debía ser realmente fuerte, así que tal vez pudiese sacar partida de él.

En el momento en que le dijo a la tal Maya que llamase a los Marines me volví a poner alerta. Si llamaban a los marines, yo tendría que deseparacer de allí. No hacía ni una hora que había dejado la plaza y había salido huyendo de ellos. En el caso de que me encontrasen, no se qué sería de mí en el estado en el que estaba. Empecé a comer a un ritmo algo más frenético que antes, pues si ellos venían tenia que tener la mayor cantidad de energías posible.

-¿Os embarcasteis hacia el Grand Line? ¿Qué ocurrió?- Le pregunté, bastante curioso. Tal vez el fuese capaz de darme alguna información para poder llegar al gran océano de los tesoros, el mar donde los mejores piratas ocultaron sus más preciados botines y, en especial, el oro de Roger.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: [Prólogo I] Vuelta a casa del capitan Dark.

Mensaje por Invitado el Mar Jun 14, 2011 4:54 am

El pirata sonrió ante la sorprendida pregunta del joven, acto seguido dió un profundo trago de la botella que la muchacha acababa de traerle y mordió otro bocado de la jugosa carne que le habían preparado a ambos, mientras suc ompañero devoraba su propio plato con bastante ansia... como si estuviese nervioso por algo. El capitan descartó aquella idea por un momento y se dispuso a comenzar con parte de su aventura.

-Hace más de quince años...-Menciona el pirata- Me alisté como tripulante -El pirata hizo una pequeña pausa- Bueno, más bien como polizón en mi primera nave- Sonrió con tranquilidad- Iban en busca de Grand Line, no solo esa vez sino en muchas ocasiones, llevo desde los doce años en el mar, he conocido muchas personas que buscaban el gran sueño... pero te diré algo chico.

En éste punto el pirata realizó una larga pausa que aprovechó para alimentarse también y recolocarse el ladeado sombrero de tres picos que no se retiraba en ningún momento de la cabeza. Suspiró y tomó otro trago de la botella enfrascado en sus propios pensamientos, quizás en sus propios recuerdos, quizás en sus propias ideas y sueños.

En realidad la mente del pirata divagaba entre una y otra aventura entre uno y otro de los tipos que había encontrado a lo largo de su viaje... hasta que a su cerebro llegó la imangen del tipo que se había hecho con su propio barco, lo que hizo que el rostro del pirata mostrara una ligera mueca de desagrado.

-Gold Roger fué un tipo muy inteligente....-Sonrió por un segundo- Tras más de veinte años de búsqueda, nadie ha logrado encontrar el "One Piece", el gran tesoro del rey de los piratas... ¿Crees que realmente dejó su tesoro? Yo le ví morir... -Mencionó el pirata con tranquilidad- Sonrió, el muy cabrón sonrió antes de que su cabeza se desprendiera de sus hombros.

Sabía que aquella era la historia real, que los libros habían registrado aquél instante, que la mente de la gente aún recordaba el instante en el que el mayor pirata de todos los tiempos había sido asesinado y aclamado públicamente.

Interrumpiendo la típica charla de taberna Waine, el dueño del local, apareció abriendo la puerta con energía seguido de unos cuatro marines que hablaban entre sí. Parecía ser que habían obedecido las órdenes del capitan, el cual solo se volvió unos instantes para observar la comitiva que atravesaba el local hasta la monstruosa figura tumbada en el suelo. Acto seguido continuó comiendo y bebiendo con tranquilidad, cómo si el tumbar al tipo no hubiese sido cosa suya y no le importara un pimiento.

Los marines parecieron no prestar tampoco atención a los dos tipos que permanecían sentados charlando tranquilamente, estaban demasiado ocupados en intentar levantar el pesado cuerpo del gigantón del suelo. El único que observaba escrutador entre las mesas de la multitudinaria taberna era el que parecía el marine con más rango, pues siquiera se dignaba a ayudar a los otros tres con el peso muerto del ballenato.

-Ah, la marina no suele meterse demasiado con la gente de éste local, Waine les paga... un buen sueldo por liberar esta pequeña taberna del acoso del gobierno- Sonrió con autosuficiencia dando un nuevo bocado a la carne que ya empezaba a enfriarse- Aunque nunca se sabe... la verdad.


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: [Prólogo I] Vuelta a casa del capitan Dark.

Mensaje por Invitado el Mar Jun 14, 2011 7:15 am

Estuve escuchando tranquilamente lo que contaba Dark. Cuando vi por primera vez a este tipo parecía el típico majadero borracho que se creía el rey de los mares por haber recorrido un par de islitas, pero ha resultado ser que era un auténtico lobo de mar llevando 15 años navegando. Aunque no me fiaba ni un pelo, pues parecía el típico tipo que hablaba demasado y pocas cosas de las que decían eran verdad.
Parecía que algo malo había ocurrido en la travesía, pues en la pausa puso una mueca de desagrado y pena, como si fuese un tema escamoso para su memoria. Tal vez hubiese perdido alguna persona importante para él en ese viaje o alguna cosa por el estilo, a pesar de que lo que hubiera pasado no había acabado dejándole tullido.

Lo que decía sobre Roger tenía lógica,¿ han pasado 20 años y nadie ha sido capaz de encontrar una isla? Había oido rumores en el Tokusen's Corner de que aquel mar estaba maldito y escapaba de toda lógica humana. Tal vez alguna de esas cosas misteriosas era la causa de que absolutamente nadie haya sido capaz de llegar hasta el final de Grand Line y encontrar el legendario tesoro. Aun así, mi avaricia me obligaba a negar de que ésa cantidad de oro no existiesa.

-Puede que tengas razón, ha pasado demasiado tiempo. Aun así, yo creo que si escondió su oro. -contesté. Tras darle otro trago a la jarra, proseguí hablando.- Cabe la posibilidad de que el auténtico tesoro de Roger sea la Gran Era Pirata en la que nos encontramos, recuperando el espíritu de la piratería. - Me detuve un momento y esbocé una sonrisa de complicidad con Dark.-Bah, patrañas. ¡Viva el oro de Roger!-proseguí, con una sonrisa en la cara.

Mientras decía esto, un grupo de marines hacía acto de presencia en el interior de la taberna. Tal vez fuesen estos los que había llamado el tabernero, o eran algunos de los que había dejado atrás en la plaza. En cualquiera de los casos, lo mejor sería pasar desapercibido mientras los marines estaban en la taberna. Encogí el cuerpo como un acto reflejo con el mero fin de abultar lo menos posible. Observé que éstos no venían por mí, sino que venían a recoger al gordaco que se había sobrepasado con la camarera pelirroja. Mientras miraba la escena, seguía comiendo de una manera lenta y pausada la pieza de carne, intentado ganar la mayor cantidad de tiempo posible para que los marines se marchasen del local y después poder salir de ahí.

Todo parecía ir perfectamente: estaban cargando entre tres de los cuatro marines el cuerpo del inconsciente borracho bajo la ordenanza del cuarto marine. Todo iba de perlas hasta que el marine libre del peso cayó en la cuenta de nuestra presencia. El marine que aparentaba ser de mayor rango se acercó dando unos pasos lentos pero seguros hasta ponerse delante de la mesa donde estábamos comiendo. Yo estaba casi temblando por los nervios, en cuanto hubiese alguna prueba de que venía a por mí, tendría que salir corriendo.

-¿Qué tienes en el brazo?-dijo, intentando tocar el cacho de camisa azul que tapaba la herida de la plaza, que tras absorber tanta sangre había adquirido un tono morado oscuro.
-¿Eso?... Ha sido un corte que me hice... entrenando para poderme enrolar en la Marina. Sin querer rompí un cristal y un cristal se me clavó en el brazo.- mentí al Marine, intentando disimular el corte de la pelea. Bajo ninguna circunstancia iba a enrolarme en una de esas academias militares que solo sirven para recibir órdenes. El marine desanudó el fragmento de tela y observó la herida. Estaba claro que era un corte y que cuadraba con mi mentira.
-Mmm. Parece que la herida se ha cerrado, pero habría que curarla para evitar males mayores.- Se acercó un momento a la barra, le pidió a la camamera algún vendaje y algo de alcohol para desinfectar. Una vez que la muchacha le entregó las cosas, se volvió a acercar a mí y se puso a limpiar la herida con ése maldito alcohol que escocía como si fuese un demonio frotando con sus zarpas la herida. No dejé escapar ningúna queja, aunque la cara del escozor no pude evitar ponerla. Me hizo un vendaje y se puso otra vez firme.- Espero verlo pronto por el cuartel- Dijo y se dirigió hacia la puerta.
-Pues espera sentado.- murmuré con un ténue tono de voz para evitar que el marine lo escuchase.

El grupo hizo el típico saludo militar y se marcharon con el gordo a cuestas. Fue un auténtico alivio que no se diesen cuenta de lo que había ocurrido conmigo, aunque eso significaría que aún están buscándome por el centro de la ciudad y que no tardarían mucho en volver por la zona portuaría para evitar que escapase a mar abierto.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: [Prólogo I] Vuelta a casa del capitan Dark.

Mensaje por Invitado el Mar Jun 14, 2011 1:02 pm

Durante la cercanía del oficial marine el pirata se limitó a clavar la vista en su propio plato impidiendo con ayuda de su sombrero que su rostro fuese visto por el tipo. Tenía que mantenerse alerta con la marina aunque no le buscasen, era demasiado conocido por aquellos lugares y la verdad no le apetecía ser perseguido tan pronto. Escuchó con atención cada una de las escusas del muchacho y sonrió al ver algunas de las carantoñas del chaval.

Cuando finalmente los cuatro personajes abandonaron la estancia el pirata soltó una sonora carcajada y se puso en pie golpeando la mesa sonoramente, sonido que quedó ahogado por el resto de molestias de la taberna, pero que era lo suficientemente fuerte como para que la gente de la mesa de alrededor les escuchara.

-¡Jajajaja!¿Un marine?- Soltó el pirata tratando de aguantar la risa- No me lo creo ni yo, y mira que he visto cosas raras... -Mencionó sin parar de reir.

De repente la puerta de la taberna se abrió con un portazo salvaje que hizo que todos los parroquianos de la taberna quedasen en silencio. En el marco un sudoroso marine observaba la estanci impidiendo que la puerta se cerrase y atravesando a todos los presentes uno por uno.

-¡Waine! ¡Maya!- Gritó el tipo hasta que sus ojos se aseguraron de que realmente no había peligro alguno y quedó callado.



La aparición de ese personaje hizo que el ruidoso pirata quedase completamente paralizado, los ojos permanecían clavados en su acompañante, mientras que su espalda y sus brazos dejaban ver la tensión que soportaban. Un segundo después de que la alegría desapareciera de su rostro y la taberna volviese a recuperar sus sonidos normales el pirata se dejó caer en su silla con un golpe sordo y un mudo... "No... me... jo..das" en los labios.

El hombre trató de enterrarse en lo más profundo de su silla, tirando de su sombrero con la mano derecha, con la esperanza de que sus alas y sus propios cabellos rizados ayudados por su mano ocultaran su rostro. Parecía ser que el pirata no estaba muy entusiasmado con la aparición del nervioso joven.

Lamentablemente éste ya había clavado los ojos en el pirata y avanzaba resuelto hacia la mesa que ambos ocupaban, abriéndose paso entre aquellos que interrumpían su camino, parecía conocer la taberna bastante bien y que incluso saludó a algunos de los borrachos parroquianos.

-No me lo puedo creer- Mencionó al llegar junto a la mesa y acto seguido tomó asiento entre los dos que la ocuparan- ¿Dónde está "La Perla" capitan?- Preguntó con tranquilidad.

El pirata se tensó aún más, cuidando de no mostrar parte alguna de la fisionomía de su rostro al marine mientras garraspeaba utilizando su garganta y se movía suavemente a ambos lados de modo alternativo como si estuviese oscilando por efecto de la bebida.

-No se de qué... me habla...- Pronunció el pirata con falsa voz aguda.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: [Prólogo I] Vuelta a casa del capitan Dark.

Mensaje por Invitado el Mar Jun 14, 2011 5:23 pm

En el momento en el que el grupo de marines salió de la taberna, empecé a reirme a carcajadas. Ni yo mismo me creía lo que había dicho a los Marines. Estaba bastante claro que Dark se había dado cuenta de mi treta y respondí con otra carcajada.

-Jajajaja, ya ves. Lo importante es que se han largado ya. -respondí, entre carcajadas.- Ha sido buena, ¿eh?-proseguí mientras agarraba la jarra y terminaba de beber el brebaje que contenía.

Mientras seguía bebiendo de la jarra, el ruido de la puerta abriéndose volvió a inundar el local, sumiendo a todos en silencio y volviéndose el centro de atención de todos los que nos encontrábamos allí. Al ver otra vez el uniforme blanco con rayas azules típico de los marines entrando otra vez por la puerta, volví a ponerme tenso. No habían pasado ni diez minutos desde que el otro grupo se había marchado. Eran ya demasiada casualidad que volviesen aquí por amor al arte, esta vez tendrían una buena razón y deseaba con toda mi alma que no fuese yo su objetivo.
Cuando el marine se dirigió al tabernero y su hija, mi compañero agachó la cabeza intentando ocultarse. Parecía que yo no era el único que había tenido roces con los Marines, y esta vez no venían por mi. Se acercó a nuestra mesa y pareció que ya conocía a mi compañero, a pesar de que éste hacia todo lo posible por ocultarse. ¿Una perla? ¿Este tipo tenía acceso a tesoros? Se volvía interesante por momentos.

-¿Le puedo ayudar?- le pregunté con una falsa amabilidad al marine. Si conseguía desviar el tema hacia Dark, probablemente podría escapar de allí. No iba a arriesgarme a que viniese un tercer grupo de marines a por mi cabeza.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: [Prólogo I] Vuelta a casa del capitan Dark.

Mensaje por Invitado el Mar Jun 14, 2011 6:03 pm

Pero claro que el pirata sabía de que hablaba, "La perla" el barco legendario. Nunca diría a ese tipo donde estaba escondida, ni a ese ni a ningún otro al menos no hasta que encontrara una tripulación lo suficientemente buena como para tripularla. Sabía quien era ese marine, esperaba que no lo reconociera pero era obvio que lo había hecho, para esas situaciones el pirata tenía sus propios e ingeniosos métodos.

Con un movimiento de cabeza terminó de ocultar su rostro de la mirada del marine que se había vuelto para atender las palabras de su compañero de mesa. El chaval era inteligente había que reconocerselo, mientras tanto el marinero sostuvo la botella de cristal con su mano derecha exhibiendo una orgullosa mirada bajo su mata de cabello oscuro.

-Claro que puedes ayudarme- Comentó el marino con tranquilidad- ¿No sabréis nada de una revuelta en el centro verdad?- Mencionó tranquilamente volviéndose de nuevo hacia el capitan que intentaba penosamente ocultarse de su mirada- ¿Verdad D.?- Acortó sin llegar a pronunciar por completo el nombre del pirata pero con conocimiento de causa en su voz.

El pirata sonrió bajo su mata de cabello negro para retirar el sombrero de su propia cabeza con la mano derecha, recolocando los rizos con la izquierda al tiempo que dirígía la orgullosa sonrisa al marine que se ayaba sentado a su derecha. Efectuando una pequeña reverencia dejó que la botella escurriera hacia él otro con tranquilidad.

-¡Ah!¡Hola Teniente Smith!-Cmontestó el pirata animadamente- No te había visto- Pronunció con fingida inocencia- ¿Te apetece un trago?

Ante estas palabras el marine no hizo otra cosa que soltar una estruendosa carcajada y tomar un profundo sorbo de la botella que el pirata le había pasado momentos antes. Éste por su parte recolocó de nuevo el sombrero de tres puntas sobre su testa observando a su compañero, reevaluando sus habilidades y viendo si seguia siendo el mismo chaval con el que correteaba por las calles portuarias tiempo atrás.

-¿No cambiarás nunca verdad?- Preguntó el marine al pirata con tranquilidad pasando la copa al muchacho que tenía a su izquierda- Sabes que debo de apresarte -Comentó con pasmosa calma mirando al pirata.

Ambos se sonrieron mútuamente con una leve sensación de tensión en el ambiente, aparentaban conocerse muy bien, por lo que ambos sabían como iba a reaccionar el otro ante unos estímulos u otros y eso se podía reflejar en sus semblantes y sus tensados músculos, preparados quizás para un inminente ataque o una posible huída.

-Iría contigo viejo amigo- Contestó el pirata- De no ser por que he terminado de comer y por tanto mi amigo y yo... -Comentó señalando al otro- Deberíamos partir para no salir de noche, ya sabes lo peligroso que es y...

Acto seguido el pirata se levantó de un salto aferrando la botella que estaba frente al otro antes de patear fuertemente la mesa contra el marine que tenía a du derecha, a continuación dando un fuerte tirón de la camiseta del joven que tenía frente a él le indicó con la cabeza hacia donde dirigirse.

-¡Corre! ¡Maya preciosa abre la puerta de atras!-Gritó el pirata al tiempo que saltaba la barra arrastrando varios de los vasos y aún con la medio llena botella entre sus brazos.

El pirata corría de manera simple, esquivando a los borrachos antes de llegar a la barra y saltarla mientras pronunciaba las frases anteriores, mientras el marine pugnaba por liberarse del traspiés con la mesa y la silla en la que se encontraba sentado, cosa que por su apariencia no tardaría mucho en hacer.


Última edición por Dark el Miér Jun 15, 2011 5:56 am, editado 2 veces

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: [Prólogo I] Vuelta a casa del capitan Dark.

Mensaje por Invitado el Miér Jun 15, 2011 5:23 am

No podía ser verdad lo que estaba escuchando. ¿Ya habían acabado de peinar el centro de Loguetown? Pero, ¿cuantos malditos soldados hay en esta ciudad para poder peinarla entera? Tal vez fuese una casualidad de que el marine había escuchado sobre el incidente mientras venía a buscar a Dark. En cualquier caso, a ambos nos podría complicar mucho el tipo este, así que lo más seguro para nosotros en ese instante era salir por patas de aquel local cuanto antes.

-¿Revuelta en el centro? No había escuchado nada sobre un incidente en la plaza. -contesté algo nervioso. Tenía que evitar que me identificase, si lo hacia estaria en graves problemas.

Parece que había reconocido a mi acompañante a pesar de que intentase ocultarse de una manera bastante cantosa para evitarlo. Cuando el marine pronunció su nombre, no le quedó más remedio que volver a mostrar su cara tras esa mata de pelo negro rizada. Parecía que también Dark conocía al marine, que resultó ser un teniente. Tras una carcajada, soltó que tenía intención de arrestar a Dark.

-Si si, tienes toda la razón.-comenté, mientras Dark intentaba poner excusas.

Un momento, ¿Cómo sabías que había sido en la plaza?- dijo el marine un segundo antes de que Dark le lanzara la mesa y tirase de mí para que saliésemos corriendo de allí. ¡Detenéos!-gritó, en cuanto se recuperó del golpe del mueble.

-Mierda, me descubrieron-dije, mientras nosotros nos dirigíamos a la barra y la tal Maya nos habría la puerta trasera. Salimos huyendo del bar, mientras escuchábamos al marine intentando recorrer el mismo itinerario que habíamos usado nosotros para escapar.

La puerta trasera daba a un callejón que desembocaba en la misma calle donde estaba la entrada. Una auténtica broma del arquitécto de la casa. En el momento en que salimos del callejón, dos marines estaban esperando en la puerta del bar. Tal vez fuesen la escolta del Teniente ese. En el momento en que Dark asomó la cabeza por el callejón, el de la derecha le vió y pareció identificarle.

-¡Teniente! ¡Hemos localizado a Dark!-gritó asomándose a la puerta de la

taberna.-Parece que está huyendo con otro muchacho
-¡Detenedles!
- Se oyó una vocecilla desde el interior.

Sin pararme a pensar ni un momento, agarré del cuello del chaleco a Dark y tiré
de el para que me siguiera calle abajo para escapar de los marines.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: [Prólogo I] Vuelta a casa del capitan Dark.

Mensaje por Invitado el Miér Jun 15, 2011 5:53 am



Tras saltar la barra con estruendo y atravesar la cocina como un soplo de aire a modo de despedida se dejaron caer en el pequeño callejón trasero, que aunque no tenía salida sí les permitiría colocarse tras los guardias en caso de haber más enemigos posibles. En éste caso para desgracia de los dos ladronzuelos sí que los había y no tardaron en descubrir al pirata como viejo conocido del lugar.

No se había parado a pensar demasiado en las palabras del muchacho y el hecho de que Smith se hubiese sorprendido ante las palabras del joven que le acompañaba, no sabía nada de una revuelta en el centro, y obviamente no tenía nada que ver con ella, pero si Smith buscaba "La Perla" eso quería decir que el viejo la estaba buscando... lo que ponía a su antiguo tripulante, él mismo en un grave peligro.

El tiempo se esfumaba y no estaban como para perderlo, en el momento en el que los marinos le vieron reconocieron de quién se trataba gracias al estruendo que se había producido en el interior de la taberna. El muchacho tiró de él y ambos comenzaron a recorrer el puerto en dirección oeste, contraria al lugar donde se encontraba la taberna que acababan de abandonar.

-¡Esto es lo malo de tener una chica en cada puerto!- Mencionó el pirata sorpendentemente con alegría- ¡Se casa y si la metes en líos quieren matarte!- Continuó entrecortadamente apresurando el paso con alegría.

Los marines no tardaron en seguirlos de cerca, a pesar ser reclutas se trataba de gente entrenada, no demasiado hábiles suponía el pirata pero al menos ágiles. A éste hecho había que sumar la cantidad de gente que abarrotaba el puerto, cargando y descargando provisiones, arriando redes de pesca, borrachos en las esquinas... el típico ambiente de una ciudad portuaria, cosa que ambos tenían que aprovechar.

-¡Alto!-Gritó uno de los guardias a sus espaldas- ¡En nombre de la marina real!- Continuó con su perorata jadeante.

El pirata sonrió viéndose obligado a esquivar a una anciana y pateando de manera despistada una cesta llena de manzanas, algo que interpuso algo más de distancia entre ellos y sus perseguidores, gracias a ésto el pirata golpeó a otro viandante aprovechando el momento para robarle la bolsa que llevaba colgada del cinto de manera despreocupada.

Mientras corrían el pirata se dedicó a rebuscar en la pequeña bolsa de lona en busca de algo que pudiese serle últil o simplemente de un poco de dinero, tras unos segundos deslizó la bolsa en su propio bolsillo con una sonrisa tranquila antes de gritar a su compañero.

-¡A la derecha! ¡El callejón!- Gritó con alegría antes de girar el mismo sus pasos y dirigirse ahora en dirección norte por el estrecho y maloliente callejón trasero.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: [Prólogo I] Vuelta a casa del capitan Dark.

Mensaje por Invitado el Miér Jun 15, 2011 12:17 pm

Lo siento, tenía que ponerla


Bajamos corriendo en dirección oeste huyendo de los marines. Al principio sólo nos perseguían los dos reclutas, pero al cabo de unos pocos segundos se unió a la persecución el Teniente Smith, aunque la distancia que había entre él y nosotros dos era mayor que la que había con los soldados.

-Si es que las mujeres solo nos traen problemas.- Le respondí, con una risa picara.

Era la hora de máxima afluencia de gente en el mercado portuario, por lo que era una dificultad añadida para nuestra huida. Las personas del pueblo parecían estar puestas allí solamente para evitar nuestra huida. A medida que nos adentrábamos en la zona portuaria, teníamos que esquivar cada vez a más personas. Yo esquivé a una damisela que llevaba una cesta con verduras variadas y algo de pescado, pero al esquivarlo colisioné con un hombre bastante corpulento con el brazo izquierdo. El golpe hizo que la herida volviese a sangrar un poquito.

Parecía que Dark tenía un plan, pues estuvo resbuscando algo en el pequeño saquillo de lona que llevaba en el cinturón. Señaló hacia un callejón que no parecía llevar a ningun lado, como si fuese nuestra única vía de escape.

-¡Vamos!

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: [Prólogo I] Vuelta a casa del capitan Dark.

Mensaje por Invitado el Miér Jun 15, 2011 3:54 pm

El pirata continuó corriendo por el callejón seguido por su compañero al tiempo que lanzaba una mirada despistada hacia atrás en busca de sus perseguidores, aún no habían llegado a la boquilla del callejón, lo que les daba cierta ventaja interesante. Cuando casi habían llegado al final del mismo estos volvieron a aparecer ladrando órdenes a diestro y siniestro mientras el teniente parecía avisar a más miembros del puerto.

Aquello hizo maldecir en voz baja al pirata y hacer un gesto a su compañero para que éste se apresurara aún más, al salir del callejón estiró del joven para pegarlo contra la pared derecha, en espera de sus perseguidores. Hizo un gesto para que se mantuviese callado mientras los pasos apresurados de los marines empezaban a llegar a la abarrotada calle.

Huír no era una opción, si no tumbaba ya a Smith la cosa podía ponerse fea, ahora en aquella postura pegado contra la pared pudo por fin el capitán ordenar un poco sus pensamientos y caer en la cuenta de una cosa.... Su acompañante había dicho en la plaza, se volvió hacia éste un momento observando que su herida sangraba de nuevo.

-Tú organizaste la revulta en la plaza ¿Verdad?- Comenta el pirata.

Antes de que su compañero tuviese tiempo siquiera de responder, los primeros dos marines llegaron a la boca del callejón y se introdujeron en la populosa calle. Por un momento ambos miraron a ambos lados en busca de la estela de huída que habrían dejado los dos fugitivos, para sorpresa de ambos éste no existía y para cuando el primero de ellos se percató de la presencia de ambos el capitan estaba lo suficientemente cerca como para agarrarle la pechera con la mano derecha.

El marine pillado por sorpresa intentó zafarse y agarrar la mano del pirata, lamentablemente para él éste ya lo tenía agarrado y por su tamaño no le fue dificil levantarlo en el aire durante un instante antes de propinarle un puñetazo en el estómago con su mano izquierda lo que hizo que el marine gimiese de dolor y cayese al suelo sosteniendo su estómago fuertemente entre suspiros.

El pirata apuntó al otro con un dedo con tranquilidad indicándole que se acercara, el marine lo miró extrañado y no tardó en desenvainar su espada para colocarse frente a él. Éste por su parte sonrió y se recolocó el sombrero con la mano derecha mientras adquiría la postura de lucha propia de un boxeador, con el brazo izquierdo ante el rostro y el derecho ligeramente más atrasado al igual que su pierna derecha.

-Siguiente...- Mencionó alegremente- ¿No se debe mandar cadetes contra un viejo?

En esa postura pudo ver cómo el teniente Smith corría atravesando el callejón acompañado de otros tres marines, bastante más corpulentos que el que acababa de tumbar el pirata a sus pies de un solo puñetazo. De mirada hosca y sonrisas malévolas era facil reconocer que no eran unos aficionados y que seguramente estaban más acostumbrados que los patrulleros normales a afrentar tipos de aquella calaña.

-¿Empezamos?- Preguntó viendo que su adversario vacilaba en espera de sus compañeros




Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: [Prólogo I] Vuelta a casa del capitan Dark.

Mensaje por Invitado el Miér Jun 15, 2011 4:46 pm

La estrategia de Dark era bastante más sencilla de lo que me imaginaba: recorrer el callejón y esperar a los marines a la salida para pillarlos por sorpresa. Me esperaba algo más sutil como que sacase alguna bomba de humo del saquete y aprovechar la confusión para camuflarse con la gente, pero tal vez tenía en demasiada estima la inteligencia de este tipo o los recursos del pirata. En cualquiera de los casos, seguí las indicaciones que me hacía para que recorriese el mismo camino que él.

En cuanto salimos del pasillo, nos colocamos pegados a la pared a la derecha de la boca del callejón para esperar a los marines. En cuanto me hizo la pregunta, no iba a responder con palabras para evitar que nos descubriesen por el sonido, simplemente incliné la cabeza un poco y alcé las cejas como diciendo "¿Tú qué crees?" Como se sule decir, a buen entendor pocas son las palabras. En cuanto aparecieron los dos marines, me quedé en la retaguardia mientras Dark noqueaba a uno de los dos y sorprendía al otro.

A los pocos instantes apareció por la espalda del otro marine el susodicho teniente. Con un poco de picardía, Dark parecía querer provocar un enfrentamiento abierto con los marines. Era cierto que no podríamos estar huyendo toda la vida y que en algún momento el combate sería inevitable. Aun así yo todavía estava convaleciente de la pelea anterior, había perdido bastante sangre y, además, tenía uno de los dos brazos con una movilidad algo limitada impidiéndome usar correctamente mi bastón. Pero todavía me quedaba el látigo y si Dark se encargaba de mantener a ambos alejados de mi, podría ser capaz de hacer algo de daño.

Desenganché la fusta emponzoñada de mi cinturón y di un chasquido al aire. A pesar de tener intención de luchar, sabía que no podría luchar si la pelea se alargaba mucho, pues la carrera me había provocado que perdiese gran parte de las pocas energías que me quedaban y que había podido recuperar comiendo en la taberna.

-Estoy... Listo-dije, entre jadeos.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: [Prólogo I] Vuelta a casa del capitan Dark.

Mensaje por Invitado el Miér Jun 15, 2011 5:16 pm

Ante la mirada sorprendida de su acompañante el pirata se encogió de hombros. Vale reconocía que era una idea simple pero ¿Qué esperaba? Estaba desarmado... o casi si no se exceptuaba la botella que llevaba enganchada al cinto, la bolsa que acababa de robarle al tipo en el puerto solo llevaba algunas monedas y alguna que otra pieza de pedrería, no había tenido tiempo de examinarlas completamente.

Volviendo la atención hacia su contringante y al Teniente que ahora aparecía por el callejón y parecía haberse quedado observando fijamente al personaje que en la esquina enarbolaba el látigo con dificultad. Un solo gesto de su mano bastó para que los otros tres gigantones entrasen en la calle y dividiesen su atención entre los dos piratas que mantenían la tensión de sus músculos, a la espera de un ataque.

El marino que se enfrentaba a él por fín se envalentonó lanzando una estocada directa a lo que habría sido el pecho del pirata, éste previniendo el golpe agachó su cuerpo haciendo que su sombrero quedara enganchado en la espada del marine cuyos ojos aparentaban vicotoria, antes de darse cuenta de que el sombrero del pirata permanecía en el sitio pero la cabeza de éste y el puño derecho avanzataba también hacia su estómago.

El golpe fue demasiado débil para lo que el marine había esperado, solo notó un leve roce, de manera que sacudiendo su espada se dispuso a golpear al pirata desde arriba para cercenarle la cabeza. Lamentablemente para él el mismo pirata ya había lanzado su propio ataque, avanzando su pierna derecha para interponerla entre las piernas de su adversario.

-¡Abajo!- Comentó cuando las piernas del marine se toparon con la suya haciéndole perder el equilibrio y caer hacia adelante.

Con un rápido traspié el pirata movió la pierna hacia sí mismo para facilitar la caída, el tropezón hizo que la cabeza del marine que luchaba por mantener el equilibrio bajara hacia el suelo, leve moviento que bastó al pirata para deslizar su brazo derecho colocándolo sobre los hombros del marine para propinarle un fuerte empujón que hizo que se precipitara estrepitosamente sobre el suelo, tumbado de espaldas.

Acto seguido el pirata sonrió al teniente y se sentó sobre la espalda del despatarrado marine, arrancando la espada del joven marine de sus manos para sostenerla con su propia mano derecha, al tiempo que retiraba el sombrero con la izquierda para recolocarlo sobre su testa con tranquilidad.

-¿Ya?- Comentó el capitan burlonamente, mientras apuntaba con la recién adquirida espada hacia el pecho del Teniente, sentado aún sobre las espaldas del otro que se movía levemente por la agresión y el golpe recibido.

Smith mostró una sonrisa sardónica y un encojimiento de hombros que más bien decían... "nunca cambiarás", seguidamente señaló a los dos piratas instando a sus hombres a apresarlos. Así el pirata quedó de nuevo rodeado, ésta vez sentado en el suelo, teniendo como enemigos a dos mastodontes cargados con pesadas espadas de doble filo mirándole con asco.

-¡Apresadles!-Instó de nuevo el teniente mientras se mantenía vigilante y el otro grandullón se dirigía hacia el joven del látigo.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: [Prólogo I] Vuelta a casa del capitan Dark.

Mensaje por Invitado el Miér Jun 15, 2011 5:58 pm

Rápidamente, el marine al que había pillado mi compañero por sorpresa se levantó del suelo ya recuperado del golpe. Si ya no teníamos casi posibilidades en un dos contra dos, si ahora se volvía a unir el tipo este estaba claro que el enfrentamiento no iba a ser favorable para el bando pirata.

Mientras Dark se encargaba de entretener al recién recuperado, se ablanzó sobre mí el otro recluta, bastante más corpulento que el otro. Pude esquivarlo por poco dando un saltito para atrás. Aproveché ese momento para lanzar un fuerte golpe con el látigo, esperando que consiguiese hacerle algo de daño. Al ver mis intenciones, en vez de cubrirse con los brazos o esquivar el golpe desplazándose para algún lado que era lo más esperado en esa situación, extiende sus brazos hacia atrás y saca pecho, recibiendo de lleno el golpe de la fusta en mitad del pecho. El arma rasgó la camisa del marine dejando un rastro de su paso por la indumentaria blanca pero, para mi sorpresa, el torso del marine que se podía observar a través de ese agujero no tenía ni un rasguño.

Mi cara de asombro fue demasiado fuerte, había golpeado lo más fuerte que podía y ni siquiera habia conseguido herirle. El gran soldado empezó a reirse con una sonrisa malévola al ver que yo era incapaz de hacerle daño con mi arma. De nada me servía que la correa estuviese cubierta de un veneno si ni siquiera era capaz de causarle herida a mi enemigo. Retrocedí un poco hasta volver a mantener las distancias con el marine.

Parecía que a Dark tampoco le iba muy bien, a pesar de que su combate estaba bastante más equilibrado que el mío. Ante la nueva orden de apresarnos, el recluta volvió a saltar sobre mí, esta vez lo esquivé saltando hacia la derecha. Las cosas estaban bastante chungas y, por lo menos para mí, quedarme alli era un suicidio. Estaba en búsqueda y captura, asi que lo mejor sería es que volviese a esconderme hasta perderlos de vista.

-Esto... ¿Hora de marcharse?- Pregunté a mi compañero de lucha. La probabilidad de salir de allí si seguiamos luchando no superaría el 5 %, y disminuyendo.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: [Prólogo I] Vuelta a casa del capitan Dark.

Mensaje por Invitado el Miér Jun 15, 2011 6:55 pm

Ante la repentina recuperación del otro recluta y la situación apretada en la que se encontraba su compañero obliga al pirata a replantear su estrategia y volcarla en algo más... amable por decirlo de alguna manera. Sus ojos observan los puestos de alrededor intentando aprovechar uno para sus propios procesos y ayudarse en su huída, no pudo evitar fijarse en un puesto de fruta cercano, perfectamente colocado para sus propósitos y bastante apetecible.

El pirata sonríe antes de ponerse de pie sobre la espalda del seguramente adolorido marine mientras observa a los tres marines que lo rodeaban, dos notablemente más grandes que los que había tumbado, eso le dió una idea. Observando al monstruoso personaje de su derecha el pirata emite una fuerte carcajada al tiempo que desvía la espada del cadete con la robada.

-¡Eh tú! ¡Grandote! No creo que puedas levantarme... -menciona de manera burlona el pirata haciendo algunos gestos exagerados para aumentar su burla.

El marino pareció enfadarse verdaderamente ya que arrojó su pesado espadón a un lado y se abalanzó sobre el pirata con las manos desnudas, éste sin oponer resistencia alguna fue tomado en volandas entre las carcajadas del resto de los marines. Entre exagerados estertores de simulado pánico el pirata es alzado como muestra de triunfo ante los otros mientras que el desesperado teniente gritaba porque sus hombres recuperaran la compostura.

-Pero a que no puedes tirarme... -Dijo el pirata con fingido miedo.

Ante las burlas del pirata el gigantón no pudo más que esforzarse por controlar la rabia de asestarle un golpe mortal, no sin fijarse en el puesto de frutas cercano hacia donde haciendo alarde de su supuesta fuerza el pirata salió disparado. Con una sonrisa el pirata cambió levemente la trayectoria de manera que su cuerpo quedase sentado en el ahora destrozado puesto callejero, la mujer que lo ocupara huyó despavorida no sin antes dejar caer un cesto de fruta sobre el regazo del tumbado pirata.

La fruta se extendía en todas direcciones, bañando el suelo con su jugo y tornando el suelo en una resbaladiza pista de patinaje. Con las carcajadas de los risueños marines el capitan pirata emitió la suya propia colocandose en pie con dificultad, a decir verdad le dolía el trasero por el golpe, pero ahora había una cosa que hacer.

-¡Corre chico!- Gritó el pirata lanzandose calle abajo- ¡Cuidado con la fruta!

Corría de manera cómica, tratando de no pisar la fruta que él mismo había derramado, sin percatarse de que aún llevaba la cesta cargada de fruta que recogiese de sobre su regazo al levantarse. Con cada uno de los pasos apresurados del pirata la fruta desparramaba su ser por la calle. Esperando que el muchacho lo siguiera el pirata se perdió entre la desvandada muchedumbre.

Mientras tanto el teniente intentaba que sus hombres recuperaran la compostura y volviesen a lanzarse en su persecución. Cuando por fín lo consiguieron dos de los grandes quedaron tumbados en el suelo por la resbaladiza platína formada y un tercero sobre el que había estado sentado el pirata no podía ni levantarse.

-¡Vamos pandilla de inútiles!¡Cogedles!-Pugnaba el teniente.


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: [Prólogo I] Vuelta a casa del capitan Dark.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 :: East Blue :: Loguetown

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.